Congreso sobre Imprenta Musical: Crónica (y III)

“Prudencio Ibáñez ha sido un mal empresario”

Hoy ha sido clausurado el Congreso Internacional sobre Imprenta y edición musical en España (siglos XVIII-XX), con una jornada marcada por el homenaje a Prudencio Ibáñez, co-fundador, junto a Adolfo Álvarez, de la Editorial Alpuerto. Hubo, además, contenido acerca de la edición musical en Valencia, de manos de Jesús Piles, de la Editorial Piles y representante de la Asociación de Editores Musicales, y de Jorge García, presidente de AEDOM y jefe de documentación del Instituto Valenciano de la Música.

Torres-Ibáñez-Casares

Prudencio Ibáñez, en el centro, en el momento de su intervención, entre Jacinto Torres Mulas (a su derecha) y Emilio Casares (a su izquierda)

La Editorial Alpuerto, fundada hace ya casi 50 años, comenzó su andadura publicando música sinfónica de autores españoles vivos. Posteriormente amplía su catálogo con publicaciones de Pedagogía Musical, Musicología, Música Práctica y también de Arte y Literatura. Hoy en día es distribuidora exclusiva de las publicaciones de la Sociedad Española de Musicología (SEDEM), haciendo de Alpuerto un referente de la edición de música antigua en España.

Todos los ponentes coincidieron en destacar la gran humanidad y bondad de Prudencio Ibáñez, bondad que por otro lado hizo de el “un mal empresario”: el Sr. Ibáñez no tenía interés en editar grandes “best sellers” de la música, sino sólo aquellas obras que cultural y musicológicamente fueran dignas de ser publicadas. Así, su objetivo no era el comercial, el enriquecerse de esta actividad, sino la trascendencia cultural, el enriquecer un tejido intelectual en el mundo editorial.

Los cuatro ponentes (Jesús Piles, Manuel Angulo, Compositor y profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, Emilio Rey, de la Sociedad Española de Musicología y Ramón Alba, de la Asociación de Editores de Madrid) relataron todas y cada una de las actuaciones que el fundador de Alpuerto hizo por el bien de la edición y difusión de la música española: fomentar la visibilidad de las editoriales españolas en el extranjero a través de ferias como Musikmesse, en Frankfurt, o Tokio; representar el colectivo de editores en CEDRO, trabajar para la instauración del ISMN en España (a través del INAEM, negociaciones con Rtve, actuando como consejero de la música sinfónica española en la SGAE… Prudecio Ibañez tuvo una estrecha relación con la Sociedad Española de Musicología desde su creación, llegando a ofrecer sus propias oficinas en la editorial para que fueran utilizadas como sede de SEDEM, y ha editado prácticamente el 80% de los aproximadamente 30 números de la Revista de Musicología.

Finalmente, el turno de preguntas a los ponentes se transformó en una sucesión de confirmaciones de la calidad profesional y humana de Prudencio Ibañez por parte de muchos asistentes al Congreso que tienen la oportunidad de conocerlo personalmente.

“No se puede defender un patrimonio musical sin una fuerte industria editorial”

Para cerrar el congreso, hubo una mesa redonda acerca de la edición musical en España, presente y futuro, en la que Jacinto Torres moderó a Emilio Casares (Instituto Complutense de Ciencias Musicales), Reynaldo Fernández Manzano (Centro de Documentación Musical de la Junta de Andalucía), el propio Prudencio Ibáñez y Jesús Piles.

En opinión de Emilio Casares, el editor musical no debe tener miedo de corregir, completar, modernizar la notación de las partituras, haciendolo constar, con el fin de  permitir una buena ejecución, que es el fin último de la investigación musicológica. esta edición debe ser llevada a cabo por musicólogos con conicimientos musicales -algo que pareciera evidente, pero que según Emilio Casares se trata cada vez más de una “rara avis” , y de músicos prácticos.

Para Prudencio Ibáñez, el autor musical necesita de una industria que permita la difusión de su obra. Según el editor, las orquestas españolas cuentan con un porcentaje muy bajo de compositores españoles en sus repertorios. Asimismo, piensa que las autoridades deberían destinar esfuerzos no sólo para las editoriales de música sino para la formación de estudiantes inculcando una cultura musical desde la infancia.

Reynaldo Fernández, hablando desde la perpectiva de un resposable de un centro de documentación institucional como es el Centro de Dcoumentación Musical de Andalucía, que tiene editorial propia, cree que “el problema de estos organismos estriba en el posible conflicto entre las editoriales institucionales y las privadas”, por una posible “competencia” en el mercado.

Con Jesús Piles, que habló en último lugar, Reynaldo coincidió en que el reto del futuro de las editoriales musicales está en internet. Piles se ocupó de hablar del devenir de la edición musical. Reflexionó acerca de los problemas que tenían los editores del siglo XVIII, tratados los días anteriores, y afirmó que no eran tan diferentes de los de los editores actuales: la selección de obras a editar y el enfrentarse a las nuevas tecnologías -de entonces y de ahora- de la edición. Por otro lado, toda la parte administrativa -licencias, contratos, subediciones…- seguirán igual sea cual sea la técnica empleada o el soporte (papel o digital), así como que para los temas de comunicación y difusión, los avances tecnológicos no aporta más que ventajas, algo que para el editor del XVIII al XX era un problema bstante importante el difundir su producción editorial. Para Piles, es imprescindible editar, ya que “lo que no se edita -aunque esté en la red- se queda en una nube”, de miles y millones de obras, buenas y malas, mejores y peores, en la que luego es muy difícil buscar nada.

En definitiva: un congreso interesantísimo y totalmente provechoso, en el que los que estamos todavía absorbiendo conocimientos hemos encontrado muchísmo que aprender, y en el que los profesionales e investigadores han podido continuar haciendo descubrimientos y encontrando puntos en común en las investigaciones de otros, intercambiando experiencias, amistades y contactos profesionales.

Espero con ganas que se publiquen las actas del Congreso, previstas para noviembre de 2011. Para entonces, si Papeles de Música continúa vivo y coleando, daré noticia de su publicación.

3 comentarios

  1. […] Congreso sobre Imprenta Musical: Crónica (y III) Tu voto:Comparte esto:Me gusta:Me gustaBe the first to like this. […]

  2. Estupendo blog. Enhorabuena!!
    Con tanta información y tan bien dada pocos van a poder competir contigo. Te animos a que continues con tan encomiable labor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: