La Central Digital firma un acuerdo con la Sociedad Portuguesa de autores

Logo Sociedad Portuguesa de AutoresLa Central Digital, el mayor agregador de contenidos español, ha firmado hoy un acuerdo de colaboración con la Sociedad Portuguesa de Autores (SPA), un compromiso que permitirá la promoción y la comercialización del catálogo musical de la institución lusa en las tiendas virtuales más importantes.

iTunes, Amazon, eMusic, Rhapsody, Napster, Spotify, 7 Digital e iMúsica, entre otras, son algunas de las tiendas digitales que comercializarán el catálogo musical de la Sociedad Portuguesa de Autores (SPA), según una nota de prensa de La Central Digital

La Central Digital pondrá a disposición de la SPA una serie de herramientas, entre las que se encuentra la página web en portugués del agregador de contenidos, la recepción y la catalogación del material que conforme su archivo musical, el envío a los comercializadores y la promoción junto al equipo de márketing de las tiendas digitales.

La Central Digital presta servicios de distribución “online” a productoras, sellos discográficos y autoproductoras desde el año 2003.

Fuente: adn.es

Anuncios

“Boileau, más de un siglo al servicio de la música”

Alessio Boileau

El fundador con su nieto, Antonio Guasch Boileau, en 1943. Imagen del archivo Boileau

Así se titula el artículo de Lluís Permanyer publicado en la Vanguardia el 6 de abril de 2008. Al hilo de la II jornada del Congreso Internacional sobre Imprenta Musical del pasado mes de noviembre, he recuperado de la red esta breve semblanza de uno de los primeros y más importantes editores de música en España, que aunque publicada hace más de dos años, sigue vigente debido a la continuada actividad de dicha editorial.

Como bien relata Permanyer, “ya en 1904 el músico y copista Alessio Boileau Bernasconi se había afincado en Barcelona. Fue debido a la propuesta que le hizo la milanesa casa Ricordi en la que él trabajaba: querían ampliar el mercado exterior y, ante la propuesta de España o Grecia, el no dudó en lo más mínimo. […] Al principio sólo era taller de grabado y estampación de partituras, que en aquel entonces eran mayormente encargos de música religiosa y bailables. Quizá la ciudad estaba falta de este servicio y el dinamismo de Boileau explica que poco después considerara que el mercado necesitaba también una editorial, que fundó, junto con otros dos socios, y bautizó como Ibèria Musical, especializada en operetas y zarzuelas.

La buena acogida le indujo en 1913 a fundar, para así ampliar el catálogo, la Editorial de Música Boileau, que se dedicó también a libros para la enseñanza; hoy cuenta con más de 4.500 partituras […], conjunto que supone el fondo editorial más extenso de España.

Las nuevas tecnologías acabaron por liquidar un grabado artesano de tanto prestigio, que llegó a contar con quince especialistas en esta artesanía manual tan delicada y responsable; tal era su nombradía, que a menudo editores extranjeros, como por ejemplo franceses, les encargaban la ejecución del grabado. Las máquinas de imprimir, en cambio, aún funcionan a pleno rendimiento.

En poco más de un siglo se ha pasado de las pesadas piedras litográficas y las planchas a la informática, pero la editorial Boileau ha sabido adaptarse, sin dejar de mantenerse fiel a la música”.

Artículo disponible en http://www.boileau-music.com/noticias/810012240901_La%20Vanguardia,%20Llu%C3%ADs%20Permanyer.pdf

A %d blogueros les gusta esto: