Los cilindros para fonógrafo de Leandro Pérez

Carátula de la ediciónLa colección de cilindros para fonógrafo de Leandro Pérez, grabaciones fonográficas aragonesas fechadas entre 1898 y 1907 va a permitir a los oscenses al escucharlas “viajar en el tiempo”, tal y como indicó ayer Vicente Baldellou, director del Museo de Huesca, y, sobre todo, descubrir a un violinista de Sariñena desconocido, José Porta.

La antigua capilla del Museo acogió ayer la presentación del libro disco editado por el Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, representado por el director general de Patrimonio y Cultura, Jaime Vicente, y del director del trabajo y autor de los textos, Javier Barreiro En un acto público, al que asistieron miembros de la familia Pérez Loriente, Javier Barreiro destacó su generosidad al donar esta donación al Gobierno de Aragón. Su trabajo comenzó con la audición de los 223 cilindros de cera que conforman esta colección. “Escogí los que me parecieron más significativos para su edición y, a partir de allí, comenzó un proceso técnico muy complejo en el que se limpiaron, remasterizaron y grabaron para que se escuchen en buenas condiciones”.

Desde intérpretes franceses al género chico, pasando por una antigua grabación de sevillanas cantadas por El Ciego Acosta o un desconocido registro del barítono aragonés Mariano Aineto, este libro disco recupera una colección con un interés y relevancia “indudable, no sólo por su valor como uno de los primeros soportes musicales de grabación y reproducción sonora, sino por ser representativa de los gustos y ambiente cultural, musical y social de la burguesía aragonesa de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX en la capital oscense”, según Javier Barreiro, que en los textos lo refleja y lo recoge.

Barreiro destacó de esta colección “la revelación de la figura de Pepito Porta, un violinista de Sariñena que fue un niño prodigio, al que Sarasate nombró su sucesor y del que algún experto dice que es mejor que el maestro”.

En una velada que se grabó en 1907 en el domicilio de Leandro Pérez, invitaron a Pepito Porta a una exhibición. “Al parecer grabaron esos cilindros que son los que nos han llegado a nosotros y que van a servir para reivindicar la figura de un músico brillante que desarrolló su carrera en el extranjero y murió muy joven”.

La colección de la familia Pérez es parte de la historia de Huesca y, además, “pone en valor a un violinista olvidado”.

Una colección extensa y completa

El director general de Patrimonio y Cultura del GA, Jaime Vicente, destacó la importancia de esta colección “porque hay muy pocas de cilindros, ya que buena parte de ellos se reutilizaba y, además, tuvieron un periodo de vida muy corto porque enseguida fueron sustituidos por los discos de piedra, anteriores a los vinilos”.

Relegados por los nuevos sistemas de reproducción, Vicente aseguró que es “infrecuente que se conserven colecciones tan extensas y completas como la de Leandro Pérez, que forma parte de nuestro patrimonio y estará en el archivo de Huesca”.

Los cilindros son el primer sistema de grabación mecánica, directa y original, por lo que su recuperación ha sido “un trabajo difícil” que ha incluido varias fases, desde el análisis a la restauración y recuperación de la música, para luego digitalizarla y pulirla y completarla con un estudio de su propio contenido.

Fuente: Diario del Alto Aragón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: