Conclusiones del foro sobre Documentación Musical en Fesabid 2011

El viernes finalizaron las XII Jornadas Españolas de Documentación Fesabid 2011, que se celebraron junto a la conferencia EBLIDA-NAPLE 2011 y las XVI Jornadas Bibliotecarias de Andalucía. De los días 25 a 27 de mayo se han reunido más de 600 asistentes, más de 90 intervinientes en las mesas de los diferentes foros sectoriales y talleres profesionales y 15 ponentes internacionales, todo ello en seis salas diferentes del Palacio de Ferias y Congresos de Málaga, simultaneando a lo largo del día 35 actividades profesionales de bibliotecas, archivos y centros de documentación de diferentes ámbitos.

Pio Pellizzari

Pio Pellizzari, director de la Swiss National Sound Archives. Foto: swissinfo.ch

Uno de esos foros sectoriales ha sido el dedicado a la situación profesional del documentalista musical. Organizado por AEDOM,estuvieron presentes en la mesa Pio Pellizzari, vicepresidente de la Asociación Internacional de Archivos Sonoros y Audiovisuales (IASA), Federica Riva, presidente de la rama en Italia de la IAML, Reynaldo Fernández Manzano – Director del Centro de Documentación Musical de Andalucía, Laura Prieto Guijarro, Profesora de la Facultad de Ciencias de la Información de la UCM, moderados por José Luís Maire, vicepresidente de AEDOM.
El primer dato a destacar de este foro profesional fue la escasa asistencia de público. Ya se ha dicho que en las Jornadas de Fesabid se simultaneaban diferentes talleres y foros sectoriales, lo que permitía elegir acudir a la sala que tratara el tema de  interés de cada uno. En cuanto a esta sesión, podría decirse que ha sido de las que menos asistencia ha presentado, y no precisamente por la poca calidad de los participantes en ella. ¿Por qué? ¿Ha habido poca difusión de esta mesa de expertos, o es que realmente este campo especializado de la documentación interesa poco?   ¿Está la documentación musical más próxima a los estudios de Musicología que a los de Documentación, se entiende más en ese contexto? Quizás –o todavía-  si. De hecho, esa ha sido una de las conclusiones que se pudo sacar en claro de las diferentes intervenciones y del debate posterior.
En primer lugar, Laura Prieto apuntó algo que ya conocemos los que nos interesamos por la gestión de los fondos musicales: la poca oferta universitaria en cuanto a materias de documentación musical, dándose una gran parcialidad en la enseñanza que siempre suele ser optativa. Propone varias posibilidades para formar especialistas (master, posgrados, proporcionar herramientas al documentalista…) y considera que los conocimientos musicales son imprescindibles, como es obvio. El tema quizás esté en cuál debe ser ese nivel. Para Laura Prieto, el que da una titulación en musicología.
Para Pio Pellizzari y Federica Riva, la calidad de un documentalista musical, o audiovisual, o de documentación sonora, reside en la formación -que no necesariamente tiene que haber pasado por los estudios de documentación- o especialidad en un tema concreto. No recuerdo los datos concretos –decir que estas dos intervenciones fueron íntegramente en italiano- pero hablaba de de una mujer que durante años se había encargado de organizar un importante festival de rock de una ciudad, y que hoy por hoy era quien catalogaba la música  de este género en la Fonoteca Nacional Suiza.

La ponencia de Pellizzari se basó en un planteamiento esquematizado y muy claro: de qué tiene necesidad nuestro servicio de información   y definir el perfil que desea para dar ese servicio (conocimientos generales, bibliotecarios, musicales y tecnológicos). Presentó un “Planning matrix”: diversos perfiles porofesionales, con los roles que ya tienen hoy por hoy y con las competencias que cubre cada perfil, y dónde se puede adquirir la formación necesaria para ello. Pellizari no perdió de vista varias consideraciones: que el mundo bibliotecario cambia constantemente (perfiles, exigencias profesionales, técnicas, exigencias del público, tecnologías…), que las asociaciones profesionales deben estar cerca de  bibliotecas y archivos musicales/conservatorios, así como ofrecer un programa de formación contínua e incluso presentarse  como partner de escuelas y universidades Además, no hay que dejar de desarrollar técnicas (habló del FRBR http://www.frbr.org/)  e incluso tratar de establecer una colaboración internacional mediante intercambio de personal y conferencias, seminarios, cursos temáticos de verano…
Todos, eso sí, coincidieron en la importancia de formar personal especializado en estos materiales. Reinaldo Fernández-Manzano destacó el intento tímido que la Universidad de Granada trata de llevar a cabo con su máster en Historia y Ciencias de la Música -sabemos que no es el único máster en España de estas características, pero en ellos se aprende a manejar las herramientas de tratamiento documental de de forma más bien superficial, y Francesca Riva trató el tema de las vías que en Italia existen para formar  especialistas en bibliotecas musicales.

El debate posterior también fue interesante. Entre el público, como digo escaso pero también de calidad, había representantes del Centro de Documentación de Música y Danza del INAEM, de la Fonoteca Nacional de Catalunya y del Centro de Documentación Musical de Andalucía. De esta parte de la sala, las opiniones eran similares –necesidad de especialización en los centros universitarios y conservatorios- pero con matices: la documentación musical y sonora es una muy buena salida laboral para una persona con estudios de Biblioteconomía y Documentación y musicales de grado profesional, que no haya pensado en dedicarse a la investigación, composición o interpretación,  y de entre ellos se puede encontrar perfiles  muy capaces de gestionar fondos musicales. Es decir, habría que dejar de pensar que sólo los musicólogos tienen la capacidad de dedicarse a estos menesteres (y anoto que quien transmitía esta opinión al resto era un musicólogo)

También es cierto que dependerá del nivel que, por ejemplo, se desee de la descripción de un documento, sobre todo cuando hablamos de cantorales o música antigua. ¿Equipos multidisciplinares documentalista-musicólogo? Esa es una buena combinación que hoy por hoy se viene dando según las necesidades del centro o servicio de información. Al fin y al cabo, no hay que olvidar que un documentalista, archivero o bibliotecario musical en principio no se dedica a investigar, sino a describir los documentos para que otros –los musicólogos- los recuperen y hagan sus investigaciones con ellos.

A la observación unánime de la poca oferta académica, se lanzó la propuesta de que AEDOM podría intentar estar más en contacto con Facultades y Escuelas de Documentación para intentar conseguir que existiera más contenido en los estudios de grado para formar especialistas en documentos musicales. Todos los allí presentes sabemos que, hoy por hoy, no hay ningún lugar en el que un estudiante pueda acabar la carrera especializado en este ámbito o al menos con una formación aceptable para enfrentarse a estos materiales especiales.

La mesa redonda se alargó casi una hora más del horario previsto de finalización, al ser pocos y bien avenidos esta charla parecía casi más una conversación entre colegas de profesión con los mismos intereses e inquietudes. Esperaremos al próximo número del Boletín de Aedom para leer, en forma de dossier extra, las aportaciones de esta sesión.   De momento, se pueden consultar en la web de Fesabid 2011 las conclusiones generales de las Jornadas, que son pefectamente extrapolables casi en su totalidad  a la situación del profesional de las bibliotecas y archivos musicales: fomentar el asociacionismo, mejorar la conexión Universidad/Servicios de información/ Asociaciones, incrementar la presencia y el reconocimiento social de los profesionales de la información, buscar la cooperación, adaptarse a las nuevas necesidades de información surgidas con las tecnologías…

Las Jornadas han dado mucho más de sí al margen de este foro profesional, y todas tan interesantes como el tema del documentalista musical:  se ha hablado de la información en el contendio audiovisual, de archivos de televisión y del perfil de sus profesionales, del proyecto presentado en marzo en México para crear una Red de Bibliotecas de Filmotecas Iberoamericanas,  del uso del podcasting sonoro para el fomento de la lectura… Espero que las intervenciones estén pronto disponibles para poder compartirlas con todos vosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: