• Visita número…

    contador para blogger
  • Categorías

  • Este blog habla de…

  • Hasta hoy, hemos compartido…

  • Archivo de posts

    julio 2011
    L M X J V S D
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031
  • Leen PdM desde…

    Visit http://www.ipligence.com

Santiago Auserón, por la ‘redefinición’ de los derechos de autor

Santiago Auserón

El cantante Santiago Auserón

Santiago Auserón, ex líder de Radio Futura, ha elaborado un comunicado para recabar adhesiones entre los músicos en el que se denuncia que Cultura y la industria discográfica comprometen la independencia que debería gobernar la SGAE y en el que se pide una “redefinición” de los derechos de autor.

Auserón ha sido el encargado de la redacción de un llamamiento que ya han suscrito, entre otros, Maite Martín o Chicuelo, a partir de una reunión el día 11 en el Taller de Musics de Barcelona de autores de los circuitos del pop, rock, jazz, flamenco y clásica a propósito de la crisis ocurrida en la SGAE.

El comunicado, difundido este martes, subraya que los músicos están siendo “dañados” por la “actual crisis de la SGAE” por el posible desvío de fondos, la gestión orientada hacia inversiones distintas a los fines de la sociedad, y “el ejercicio de su influencia política en la aprobación de una legislación muy discutida acerca del canon digital”.

Quieren que se debata “el significado del derecho de autor” y el modo en que ha de retribuirse el uso de las obras, “sin que haya que imponer a los ciudadanos un impuesto para precaverse de la copia privada”. Y entienden que la gestión de la SGAE se ha convertido en “aliada” de la industria porque “mientras pactaba tratos de favor con las grandes corporaciones, buscaba apoyo legislativo para ejercer un control férreo sobre los usos particulares de las obras”.

Es necesario, apuntan, prestar atención al papel que juegan en la SGAE las editoriales, “que controlan grandes catálogos de repertorio”, y hacer explícitas sus relaciones con las empresas discográficas y con las grandes corporaciones de comunicación.

Además, afirman, “la dimensión del entramado financiero que la SGAE ha adquirido” la ha convertido en “pieza clave” de la política cultural, llevándola a mantener con el ministerio de Cultura “unas relaciones que comprometen su independencia”.

“El Ministerio, por ausencia de legislación efectiva, se declara oficialmente al margen, pero en la práctica ha pactado con la SGAE las líneas generales de su funcionamiento”, afirma el comunicado. La SGAE, dicen, debe ser refundada, o sus estatutos cambiados para modificar, entre otros aspectos, el sistema de representación, que ahora “favorece la especulación y la acumulación de poder”.

Rebelión en la Junta directiva de SGAE

Los también músicos Teo Cardalda e Inma Serrano, miembros de la Junta Directiva de la SGAE, han remitido una carta a la ministra de Cultura y a la Comisión Rectora de la entidad, a la que se han adherido esta misma tarde otros cinco miembros de la junta, en la que subrayan que ésta carece de facultades para convocarles y determinar el orden del día.

La delegación de facultades de la Junta Directiva en esa Comisión Rectora, cuyas propuestas son una “mera recomendación”, afirman, sirve “para llevar la gestión ordinaria de la sociedad, dotarse de un presidente y crear una investigación interna sobre los hechos”.

“Pues bien”, concluyen, “a la fecha no tenemos constancia de que se haya nombrado presidente lo que les convierte en órgano extra estatutario e incompleto, situación que deberían remediar o someterse a las decisiones de la Junta Directiva al respecto”. Los otros miembros de la junta adheridos a esa carta son Santiago Moncada, Pascual González, Queco Ruíz, Mikel Erentxun y Alberto Comesaña.

De otro lado, la Asociación de Internautas ha pedido hoy al Consejo Asesor de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información una reunión extraordinaria del Pleno de su Consejo Asesor para proponer que Industria se persone como acusación particular en la causa contra la SGAE. Entienden que están en entredicho las subvenciones asignadas a esa entidad y a empresas vinculadas, como Microgénesis y SDAE

La SGAE se queda con ‘La Revoltosa’ y se olvida de Chapí

Fuente: Público.es

Cada vez que alguna orquesta en el mundo interpreta “La Revoltosa”, de Ruperto Chapí, hay un autor que cobra. No es el maestro Chapí, que murió hace ya 102 años, ni los creadores del libreto de esta famosa zarzuela: Carlos Fernández Shaw y José López Silva, también muertos. Tampoco sus herederos: esta obra, en teoría, ya está en el dominio público y no debería generar derechos de autor. El “compositor” vivo de La Revoltosa, el único que aún cobra derechos, nació más de medio siglo después de que esta zarzuela se estrenase. Se llama Emilio Casares Rodicio y tiene su despacho en el sótano del palacio de Longoria, en la sede de la SGAE en Madrid.

Emilio Casares es el director del Instituto Complutense de Ciencias Musicales (ICCMU), un centro de investigación público sin ánimo de lucro, participado por la SGAE, que se dedica a reeditar y recuperar viejas obras del patrimonio musical español. En la práctica, el ICCMU tiene el monopolio de gran parte de las partituras de las que se nutren las orquestas y los teatros porque es el único que accede a los archivos de la SGAE. Cada vez que una orquesta quiere interpretar alguna obra clásica española, tiene que pasar por sus partituras, que se alquilan para cada función.

El Teatro de la Zarzuela pagó 20.000 euros por La Revoltosa

Casares no sólo tiene a su nombre la partitura de La Revoltosa, de Chapí. También aparece como “autor” -según la propia base de datos de la SGAE, que se puede consultar en Internet- de otras zarzuelas del siglo XIX como “Pan y toros”, “Mis dos mujeres” o “Los diamantes de la corona”, compuestas por Francisco Barbieri; o “La viejecita”, de Manuel Fernández Caballero.

En teoría, todas estas zarzuelas están libres de derechos. Según la ley española, a los 80 años de la muerte del autor, la obra pasa al dominio público. Este plazo de 80 años rige igual para cualquier creación, sea un libro, un drama teatral o una zarzuela. No hay que pagar derechos, por ejemplo, por reeditar a Cervantes o por interpretar una obra de Lope de Vega.

Sin embargo, la ley permite reelaborar versiones sobre obras ya creadas y estas reediciones generan nuevos derechos de autor durante 25 años más. La ley no obliga a que la versión sea muy diferente de la original. Basta con cambiar tres notas, o una simple coma, para que, a efectos legales, sea una obra nueva por la que se puede volver a cobrar.

La ley permite registrar versiones casi idénticas de obras ya libres

Por medio de este subterfugio legal, la SGAE sigue recaudando a través de las partituras que elabora el ICCMU por zarzuelas del siglo XIX que ya han pasado al dominio público. También cobran derechos los nuevos “autores”: los que firman esas nuevas versiones que, técnicamente, el ICCMU llama “ediciones críticas”.

Esta práctica que permite burlar la extinción del derecho de autor no es exclusiva de la SGAE. Sucede algo similar con gran parte del repertorio de ópera. En teoría, las óperas de Rossini o las sinfonías de Mozart son libres. Pero sus partituras no lo son.

Según Emilio Casares, la función del ICCMU no es perpetuar el derecho de autor de estas obras sino permitir que se interpreten: “La zarzuela se tocaba a partir de ediciones de canto y piano, no había ni una partitura de orquesta de zarzuela hasta 1992, cuando hicimos en el instituto la primera”. Casares justifica que se cobre derechos de autor por estas ediciones críticas “porque así lo dice el artículo 128 de la ley de la Propiedad Intelectual”. “Yo no veo maldad en esa ley, me parece una ley positiva. Creo que es de justicia que se cobren derechos durante 25 años porque recuperar esas partituras es un trabajo de chinos. La edición crítica tiene la misma función que preservar una catedral, o un códice”, asegura Casares. Según sus datos, alrededor del 80% de las partituras que recuperan no están en el dominio público. “Negociamos con los herederos para que cedan un porcentaje de entre el 10% y el 20% al instituto, a la editorial y al autor de la edición crítica. En el caso de que sea una obra que estén en el dominio público, el 40% es para la editorial, el 30% para el autor y el 30% para el instituto”.

Las nuevas reediciones cobran derechos durante 25 años más

En el caso de La Revoltosa, por ejemplo, el último de sus tres autores en morir fue José López Silva, que falleció en Buenos Aires en 1925. A los 80 años, en el 2005, esta zarzuela pasó a dominio público. La edición crítica de Casares es del año 2006.

Los cambios que incluye esta edición crítica de La Revoltosa son prácticamente indistinguibles del original. Concretamente, Casares suprime las articulaciones de notas picadas en trompetas y trombones del preludio -seis notas en total-, pone entre corchetes tres compases y añade la nota fa a la partitura del oboe en el compás 325. Gran parte de estas modificaciones están ya registradas en la versión de La Revoltosa que grabó el director de orquesta Ataulfo Argenta en 1951. Para cualquier oído, sea experto o no, las diferencias son prácticamente imposibles de encontrar al escuchar la obra.

El 10% de la taquilla

Si Casares hubiese elaborado su edición crítica antes de que La Revoltosa pasase a dominio público, habría tenido que compartir los derechos que generase su adaptación con los herederos de los autores de esta zarzuela. Al hacerlo después, todo lo que recaude esa partitura es para él y para su editor, que es la empresa Arteria Promociones Culturales SL: una de las sociedades con ánimo de lucro del entramado de la SGAE, según figura en el propio archivo de SGAE. “Es un error informático”, asegura Casares. “La verdadera editora es la Fundación Autor”.

Al año siguiente de que Casares registrase su edición crítica de La Revoltosa, el Teatro de la Zarzuela de Madrid cerró su temporada lírica con la representación de esta obra. Fue durante un mes: del 22 de junio al 22 de julio de 2007. Los herederos de Chapí no vieron un euro de aquella representación. Sí cobraron, mientras tanto, Emilio Casares y la SGAE, a través de su editorial. Según el Ministerio de Cultura, el Teatro de la Zarzuela pagó por La Revoltosa 4.071 euros por el alquiler de las partituras y otros 19.826 euros por los derechos de autor, sólo por estas representaciones.

Caballé: “Los impuestos de la SGAE sobre la zarzuela son altos”

Los precios por los derechos y las partituras que se pagan por las zarzuelas han provocado quejas, incluso por parte de artistas de renombre, como Montserrat Caballé. “Fuera de España, siempre me gusta incorporar una parte de zarzuela; sin embargo, en muchas ocasiones resulta imposible porque se dice que los impuestos de la SGAE sobre los autores españoles son muy elevados”, denunciaba Caballé en una entrevista el año pasado en el diario El Comercio. “Me acaba de ocurrir en el Carnegie Hall, de Nueva York. Yo me enfadé mucho, pero no es nada nuevo. Se quejan igual en Viena o en Berlín”.

Además de Emilio Casares, otros muchos autores han estado registrando ediciones críticas de viejas zarzuelas por encargo del ICCMU. En su caso, es más relevante porque es Casares quien encarga estos trabajos, a través del instituto que dirige. “Sería una inmoralidad que no hiciese ninguna edición crítica”, argumenta Casares. “Tengo que hacer alguna porque si no dirían que soy un caradura que no sé hacer ese trabajo”.

El objetivo inicial de ese proyecto era recuperar partituras que estaban muy deterioradas. En muchas de esas obras, la versión crítica está más justificada porque el compositor que restaura la partitura tiene que reconstruir, literalmente, algunos fragmentos perdidos cotejando distintas versiones. Sin embargo, tienen menos sentido las ediciones críticas de las obras más famosas de Chapí o Barbieri, que nunca han dejado de interpretarse y cuyas partituras estaban perfectamente conservadas.

Irónicamente, uno de los fundadores de la SGAE, en 1899, fue el maestro Chapí.

Blogs: “La red al servicio de la documentación audiovisual”, por Elena Servín

La experiencia que ha dejado la documentación audiovisual desde la entrada de la digitalización, influenció la ideología de las instituciones abocadas al tratamiento documental de archivos sonoros. A principios de la década de 1990 instituciones como la British Broadcasting Corporation (BBC), Radiotelevisione Italiana (RAI) y Radio Televisión Española (RTVE) y actualmente la National Geographic, Discovery e History Channel han emprendido iniciativas comerciales con fines educativos y culturales aplicables a sus archivos. Pero sin lugar a dudas, el Institut National de l’Audiovisuel (INA)en Francia, es quien más experiencias relevantes ha tenido en este campo.

La digitalización no tendría el mismo impacto si no fuera por la existencia de las redes. Tomando lo anterior como base, se han desencadenado una serie de proyectos culturales y educativos en diversos canales de televisión y estaciones de radio, en su mayoría de países avanzados. Dichos proyectos se centran en el uso y difusión de los archivos audiovisuales a través de redes, ya que éstas facilitan la interacción social, acortan distancias y reducen costos.

Muchos son los proyectos que en la actualidad se están llevando a cabo, uno de ellos es “Alejandría” que se lleva a cabo en la República de Chile, cuyo objetivo es que dicho país logre conjuntar la mayor biblioteca digital con contenidos educativos en línea de Latinoamérica, así como la afortunada distribución de esos contenidos multimedia. América Latina Interconectada con Europa (ALICE), Cooperación Latinoamericana de Redes Avanzadas (CLARA) y la VideotecATEI son proyectos establecidos para crear una infraestructura de redes digitales con el fin de organizar los servicios internacionales de redes para la comunidad.

Lo anterior es tan solo un breve ejemplo de lo que la tecnología, aplicada a los archivos audiovisuales, es capaz de aportar a la sociedad. El accesible manejo e intercambio de información entre el colectivo documental y la sociedad, nos lleva a un escenario donde la información generada a nivel mundial esté a un clic de distancia.

fuente: elenaservin.wordpress.com

La historia sonora de España en formato Mp3

Nos hemos acercado a la Biblioteca Nacional para ver de cerca cómo se están digitalizando todos los fondos sonoros -más de 600.000- de la Biblioteca. En las próximas semanas estará disponible para todos los internautas el Archivo de la Palabra donde se recogerán las voces más importante de nuestra historia.

Se trata de un pequeño reportaje que realiza un breve recorrido por la Biblioteca Nacional de España realizado por el periodista Carlos Meneses para la Cadena ser, en el que habla acerca de los fondos sonoros – de la palabra y musicales- que se están digitalizando actualmente y que en breve serán accesibles desde la Biblioteca Digital Hispánica. Se puede escuchar la voz de Alfonso XIII, Azorín,… el Himno dels Segadors en una grabación de los años 30, operetas, zarzuelas, grabaciones familiares… se habla sobre los cilindros de cera, discos de pizarra, rollos de pianola…  Una digitalización que se realiza con fines de preservación, conservación y difusión.

WordPress requiere pagar una cuota anual para poder subir vídeos archivos de audio  y que queden bonitos,  y como sabeis que este blog se realiza de forma totalmente altruista y por amor al arte, aqui os dejo un” feucho” pero suficiente enlace al podcast para que podais escucharlo.

Podcast: El fondo sonoro de la BNE

¡A disfrutar!

La BV Miguel de Cervantes dedica un portal a Al Tall y a la música tradicional valenciana

La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes inauguró el 14 de julio un portal dedicado a Al Tall, conjunto valenciano constituido en 1975 para recuperar músicas tradicionales y crear otras nuevas basadas en las formas ancestrales de cantar y en la fusión con otras músicas mediterráneas. Este nuevo espacio forma parte de la Biblioteca Joan Lluís Vives, sección de la Cervantes dedicada a difundir, con la colaboración de la Red Vives de Universidades, las obras más representativas de la cultura valenciana, catalana y balear.

Durante sus 36 años de trayectoria Al Tall ha actuado en más de un millar de conciertos, ha publicado una veintena de trabajos discográficos y ha marcado un hito en la música de base tradicional valenciana con temas como “Tio Canya” y “Quan el mal ve d’Almansa” y discos como Tocs i vares. Su trabajo abrió nuevos caminos a la música y ha consolidado una opción cultural hoy enraizada en la sociedad, con numerosos grupos y cantantes, que asume como natural la creación de nueva música tradicional, la fusión dentro del ámbito sonoro del mediterráneo, la desfolclorización y el reciclaje del lenguaje sonoro tradicional para el consumo actual.

El nuevo espacio de la Cervantes, dirigido por Joan Borja y coordinado por Josep Forcadell (ambos de la Universidad de Alicante), ofrece una extensa bibliografía sobre un grupo que se ha convertido en referencia fundamental en la reivindicación del lenguaje sonoro tradicional y de los valores, la lengua y la identidad de los valencianos. Permite también el acceso a una amplia galería de imágenes con los miembros del conjunto, las portadas de los discos y diversas fotografías de los conciertos. La sección se completa con abundante documentación sobre su trayectoria y materiales procedentes de la exposición Al Tall, 35 anys de música mediterrània des del País Valencià, organizada por la Universidad de Alicante en octubre de 2010 y que está circulando por diversas instituciones y sedes universitarias.

Fuente: blog de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes

TVE digitalizará su archivo histórico de cine en Galicia

TVE, Xunta Y Consello da Cultura Galega firmaron ayer el acuerdo para iniciar los trabajos

El director de TVE, Santiago González; el Conselleiro de Cultura y Turismo, Roberto Varela; el secretario Xeral de Medios de la Xunta, Alfonso Cabaleiro y el presidente del Consello da Cultura Galega, Ramón Villares, firmaron ayer –en un acto presidido por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo– un acuerdo por el cual se comprometen a digitalizar todo el archivo histórico de cine rodado en Galicia entre los años 1971 y 1986 por las cámaras de Televisión Española.

Dicho archivo se encuentra depositado en el Centro Territorial de TVE en Galicia y está compuesto por más de 4.000 soportes de cine en 16 milímetros con un amplio abanico temático que va desde el acontecer político del tardofranquismo, la transición y la construcción de la autonomía, hasta estampas de la vida en el campo, la pesca, el deporte, los sucesos o la cultura, informó TVE en un comunicado.

De esta manera, se podrán rescatar los primeros testimonios audiovisuales que fueron filmados para una televisión de escritores gallegos de la talla de Celso Emilio Ferreiro, Otero Pedrayo o Álvaro Cunqueiro, emocionado en uno de sus últimos actos cuando recogió el Pedrón de Ouro y lanzó un grito en defensa de Galicia y del gallego “para ben e decoro do mundo”.

Estos documentos ayudarán a comprender la realidad política y social que se vivía en la época a través de las imágenes de las primeras manifestaciones en defensa de las libertades y el autogobierno. Y es que el de Galicia es uno de los primeros Centros Territoriales de TVE que fue abierto en España y que además cuenta con uno de los archivos más completo y extenso de cine en el país.

La importancia de estos testimonios audiovisuales radica en que fue la única televisión de la época durante casi dos décadas, hasta que el mercado televisivo se abrió a otras ofertas. Además, este material ve aumentado su valor por estar filmado en cine y no en soporte electromagnético o vídeo, que en sus primeros años perdía rápidamente la calidad de sus propiedades.

El convenio contempla la digitalización de todos estos documentos gráficos y soportes sonoros en un plazo de cinco años y facilitará el acceso a estos contenidos por parte de investigadores de distintas disciplinas, reservándose Televisión Española el derecho de explotación audiovisual. El soporte original de cine podría ser trasladado posteriormente a la Cidade da Cultura, bajo la normativa de conservación y supervisión de RTVE.

Este acuerdo se firma cuando se cumplen 40 años de la inauguración del centro de TVE en Galicia, el 25 de julio de 1971, una efeméride que se adelanta para no coincidir co Día da Patria Galega.

Fuente: xornal.com vía Recbib

Subasta fallida de “Recuerdos de la Alhambra”

Imagen del manuscrito original. Clica para ver la imagen más grande.

El pasado 9 de julio la galería barcelonesa La Suite  intentó subastar el manuscrito para guitarra clásica “Recuerdos de la Alhambra” de Francisco Tárrega compuesto en el 1899. Cinco páginas únicas, de incalculable valor artístico e histórico, escritas por el mismo Tárrega en Málaga y que se ofrecieron por primera vez al público en excelente estado de conservación. Se trata de la composición para guitarra clásica más célebre y mundialmente famosa que ha sido interpretada por multitud de guitarristas de todo el mundo, entre los que destacan Miguel Llobet, Andrés Segovia o Julian Bream.

Pero la subasta ha quedado desierta, puesto que no se ha superado el precio de salida, que era de 80.000 euros. La responsable de la sala, Beatriz Du Breuil, ha lamentado que ninguna institución haya participado en la puja, pero «no descarta» que un particular o una empresa trate de negociar su compra.

Du Breil ha asegurado que el Ayuntamiento de Villareal (Castellón), la población natal del artista, o el departamento de Cultura de la Generalitat de Cataluña, entre otras instituciones, habían mostrado cierto interés en la pieza. Ha lamentado que una pieza «tan importante del patrimonio musical español» no se haya vendido.
Manuscrito “Recuerdos de la Alhambra”

En esta partitura, se descubre el título original de la pieza “Improvisación ¡A Granada! Cantiga Árabe”. El conocido título “Recuerdos de la Alhambra” se fijo a finales de la primera década del siglo XX,  coincidiendo con la publicación de la pieza. Además del cambio en el título, el  manuscrito cuenta con una diferencia respecto la versión publicada: el final. El manuscrito, que se caracteriza por la presencia del tremolo a lo largo de todos los compases, termina en un acorde que en la publicación se transformó en un largo arpegio.

El manuscrito incluye dedicatorias del mismo compositor a Conchita de Jacoby, su protectora y mecenas, como regalo en el día de su santo, que añaden valor por expresar la historia personal del compositor y la inspiración para concebir la obra. Posteriormente, este manuscrito fue guardado en la colección del compositor catalán Frederic Mompou hasta que en 1991 pasó a manos de la Colección Histórica de la Guitarra de D. Fernando Alonso Mercader.

Fuentes: aportada.com, La Vancguardia y La Rioja. com

Se aprueba la nueva Ley de Depósito Legal

El Congreso ha aprobado este 21 de julio la Ley de Depósito Legal, en sustitución de la normativa de 1971, para adaptar el depósito del patrimonio bibliográfico -y así su conservación y difusión- a los cambios producidos en el mundo de la edición como consecuencia de las nuevas tecnologías y, especialmente, de las publicaciones en red.
La nueva ley ha sido aprobada por unanimidad en la comisión de Cultura del Congreso de los Diputados con competencia legislativa plena.

La Ley responde también a la necesidad de adecuar la práctica del depósito legal al estado de las autonomías tanto a sus colecciones como al traspaso de competencias en materia de gestión a las comunidades autónomas. La Ley, en su disposición adicional segunda, plantea la creación de un órgano de participación del sector en el que estarán representados todos los sectores implicados y “en todo caso, un representante de cada una de las comunidades autónomas…”.

La portavoz de la comisión del PSOE, Gracia Muñoz, ha destacado que la Ley de Depósito Legal resuelve el vacío legal existente con la anterior normativa que no contemplaba la aparición de los documentos intangibles.

Hasta ahora, la regulación del depósito legal tenía que ver con obras tangibles, mientras que la Ley apuesta por incorporar obras no tangibles, que también forman parte de nuestro patrimonio bibliográfico, permitiendo así el acceso de los ciudadanos de hoy y en el futuro a las obras en papel, en otros soportes tangibles y en red.

Muñoz, en declaraciones a la agencia EFE, ha señalado que el texto inicial ha incorporado, entre otras, dos enmiendas, referidas a la creación de un órgano de coordinación entre todos los sectores involucrados en el depósito legal y el impulso de la preservación de los documentos creados en lenguas cooficiales.

Son objeto de depósito legal, todas las obras bibliográficas, sonoras, visuales, audiovisuales y digitales, producidas o editadas en España, por cualquier procedimiento de producción, edición o difusión y distribuidas en cualquier soporte, tangible o intangible. En el ámbito de la Unión Europea se ha propuesto y recomendado la adopción de iniciativas por los Estados miembros en el campo de la conservación digital del material cultural.

El texto de la Ley introduce un cambio en la realidad del mundo del depósito legal con el nuevo papel del editor, quien será el sujeto depositante principal. Esta modificación va a significar una gran mejora de las colecciones custodiadas por los centros, ya que permitirá que los documentos ingresen íntegros, que las publicaciones seriadas no queden faltas de fascículos y, finalmente, que se ingrese todo lo que se edita en España, aún cuando no haya sido producido en su territorio. Esta modificación permitirá también que las colecciones de las bibliotecas centrales de las comunidades autónomas respondan a la realidad de su mundo editorial.

Asimismo, se reducen las cargas administrativas al disminuir sensiblemente el número de ejemplares que se entregan para los centros depositarios. La BNE pasa de recibir tres ejemplares de las monografías con ISBN a dos y deja de recibir las reimpresiones.

El primer antecedente del depósito legal en España hay que situarlo en 1616 cuando la Real Biblioteca de El Escorial recibe el beneficio de esta regalía. El término de depósito legal aparece por primera vez durante el reinado de Alfonso XII y se configura como la institución jurídica que permite a las administraciones públicas, hoy Administración General del Estado y comunidades autónomas, recoger ejemplares de las publicaciones de todo tipo reproducidas en cualquier soporte.

El depósito legal –señala el preámbulo de la Ley- incrementa la visibilidad y publicidad de sus publicaciones, proporciona un mejor control bibliográfico, con la publicación de Bibliografía española y garantiza a largo plazo la disponibilidad de su material. Y son las bibliotecas de las comunidades autónomas así como la Biblioteca Nacional de España las responsables de conservar y difundir el patrimonio bibliográfico, sonoro, visual, audiovisual y electrónico. Es un bien de gran trascendencia que posibilita el acceso de todo lo editado a cualquier investigador que lo requiera.

Fuente: Biblioteca Nacional de España

Museo Etnográfico de Castilla y León sube a la red su archivo sonoro

El Museo Etnográfico de Castilla y León subió ayer a Internet el primer capítulo del podcast de cultura titulado «Mundologías, el museo sonoro», consistente en archivos de audio de libre distribución que los internautas pueden descargarse para escuchar en cualquier momento y lugar mediante reproductores portátiles, según informaron a Ical fuentes del centro museístico.

Está previsto que dos veces al mes se incorpore un nuevo capítulo con contenidos siempre relacionados con la cultura popular, la etnografía y la antropología de la Comunidad.

El objetivo de «Mundologías, el museo sonoro», iniciativa coordinada por las áreas de Biblioteca y Conservación, es «dejar una ventana abierta del Museo Etnográfico por la que todo el mundo pueda entrar cuando y cómo quiera», según apuntaron las mismas fuentes.

Son pocos los museos que han puesto en marcha este tipo de iniciativa sonora siendo muchos de los podcast existentes audioguías para facilitar la visita a las exposiciones. “Mundologías”, sin embargo, se formula como una revista cultural y temática en clave sonora.

Fuente: ABC Castilla  y León

Se presenta el catálogo musical de la catedral de Tulancingo (México)

Edgar Márquez López.
El autor, Edgar Márquez López.

La Catedral Metropolitana de Tulancingo custodia un archivo musical de gran importancia para la cultura de Hidalgo y el país, de ahí que hace unos días se presentó el libro resultado del trabajo de recuperación y catalogación del investigador y músico, Edgar Márquez López.

A decir del autor, su interés por conocer las obras musicales que tiene el templo inició desde 1997. “Este catálogo musical será una base utilísima para nuevas investigaciones y complemento de otras ya iniciadas en la musicología mexicana, en el campo de la música catedralicia del siglo XIX”.

Calificó el acervo de obras sonoras como “riquísimo”, mismo que contempla a compositores mexicanos y extranjeros del siglo XIX.

El archivo está formado en su mayoría por composiciones litúrgicas, así como por música popular como vals, mazurkas, polkas, marchas y cuadrillas.

Cuenta con obras de importantes exponentes mexicanos de la época como José María Bustamante, Cenobio Paniagua, Antonio y José María Valle, Joaquín Luna y José Cornelio Camacho, y también de los extranjeros Bonifazio Asioli, Saverio Mercadante y Miguel Marqués.

Aunque pequeña, la participación de compositores locales es notable: Jesús Soberanes, Agustín Ponce y Ponce, José María y José Antonio Flores, y Emilio Barranco Pardo.

La historia del archivo se remonta a la época del imperio de Maximliano en 1862, cuando Tulancingo fue erigido sede episcopal y a su vez se nombró a su primer obispo, Juan Bautista Ormaechea.

En ese año fue invitado  el pianista y compositor José Antonio Gómez y Olguín, quien después de una brillante trayectoria nacional, escribió obras expresamente para la catedral de Tulancingo.

Fuente: La crónica de hoy en Hidalgo

A %d blogueros les gusta esto: