El legado sonoro de Alan Lomax

Rogelia Gayo, una de las mujeres a las que grabó Lomax en su periplo asturiano.

Rogelia Gayo, una de las mujeres a las que grabó Lomax en su periplo asturiano.

Sale a la luz un libro que incluye dos discos con grabaciones realizadas por el etnomusicólogo estadounidense en Asturias

El salón de actos del Museo del Pueblo de Asturias acoge hoy a las siete de la tarde la presentación del libro «Alan Lomax in Asturias. November 1952», uno de los títulos más ambiciosos de la colección sonora del Archivu de Música Tradicional y Fontes Sonores de la Música Asturiana.

Este volumen, realizado en estrecha colaboración con el Alan Lomax Archive de Nueva York y editado en asturiano, español e inglés, lleva incorporados dos discos que recogen las grabaciones realizadas por el etnomusicólogo y antropólogo musical estadounidense Alan Lomax (1915-2002) en su visita a Siero, Cabrales, Llanes, Mieres, Aller, Valdés, Miranda, Somiedo, Oviedo y Gijón tras llegar de un viaje por Europa.

En el acto estarán presentes Josefina Moradiellos, Manuel Otero, Ángela Mestas y Maruja Suárez, que hace casi sesenta años cantaron y tocaron para el investigador varios de los sones recogidos por éste, alguno de las cuales aparece en la portada del volumen con fotografía de aquella época interpretando «The Corri-Corri».

Este esperado disco-libro incluye numerosas fotografías de la época e interesantes textos con apuntes del mismo autor sobre cada pieza, además de otros textos históricos, geográficos, sociales y musicales sobre Asturias.

Judith R. Cohen, responsable de las grabaciones hechas por Lomax en España, señala en el libro «la inestimable colaboración» de Anna Lomax Wood para la recuperación y uso de estas fuentes sonoras ahora editadas y las muchas dificultades encontradas por Lomax en su visita a España, como la acaecida en el Festival Folclórico de Mallorca, donde se encontró con el musicólogo Costantin Brailoiu, el musicólogo alemán Marius Schneider y el musicólogo español García Matos, quien estaba realizando estudios sobre el folclore español con apoyo del alemán, entonces director del Instituto de Musicología de España con los Archivos de Música Popular de Ginebra y UNESCO. Sobre Schneider y sus amenazas veladas («me aseguraré de que no reciba usted apoyo de ningún musicólogo español»), escribió Lomax en su saga «Folksong hunter» que era un «autoritario idiota y nazi refugiado que había asumido la dirección de música folclórica de Berlín después de que Hitler se la quitara a su director judío y que ahora mandaba en el archivo del CSIC».

«Me amenazó», continúa relatando Lomax, «con echarme de España, y yo le respondí que grabaría la música de este país desgraciado aunque tuviera que empeñar el resto de mi vida en ello». Lomax se quedó viajando por diversas regiones de España mucho tiempo mientras Brailoiu, Schneider y Matos viajaban -curiosamente- a Asturias. Sobre este período el libro recoge también textos epistolares de Lomax donde apunta cosas como «la Guardia Civil, espantosa, con sus sombreros negros, me tenían en sus listas; nunca sabré por qué, pues nunca me detuvieron; pero al parecer siempre sabían dónde encontrarme. En los lugares más perdidos, más olvidados, menos probables, en las montañas… aparecían como buitres negros que llevaban consigo el hedor del miedo, y entonces los músicos perdían su coraje».

Encontró Lomax en el profesor de historia, antropólogo y cantante ovetense Juan Uría Ríu apoyo incondicional para su incursión en el mundo vaqueiro e incluso alguna pieza interpretada por este experto asturiano aparece ahora recuperada en este volumen. También un texto sobre este viaje y este folclore de Fidela Uría Líbano, y otros de Naciu Llope (Colectivo Belenos) y Lisardo Lombardía (director del Festival Intercéltico de Lorient y del Colectivo Belenos).

Alan era hijo del no menos legendario etnomusicólogo John Lomax, a quien acompañó para grabar las primeras canciones de los esclavos negros del Delta del Mississippi. En su carrera destacó la seria propuesta de enraizar sociología y el corpus musical en su afamado sistema «Cantométrico». Con sus estudios del blues resucitó, redescubrió y relanzó a nombres míticos como Woody Guthrie, Muddy Waters o Leadbelly y fue precursor del «folk-revival» que tan grandes nombres ha dado a la historia de la música de raíz. Viajó por Irlanda y las islas escocesas gaélicas, Rumanía y España para recoger el folclore de estas tierras. Es autor de innumerables libros y protagonista de programas de radio especializados por los que recibió prestigiosos galardones; el último, un «Grammy» póstumo por toda su obra al año de su muerte.

Fuente: lne.es

Anuncios

2 comentarios

  1. donde se puede escuchar estas grabaciones , donde se puede coseguir el libro?

    • Hola María.
      La Librería Cervantes, en Oviedo, vende este libro-cd a 18 euros -no conozco esta tienda, pero he consultado en internet y la he localizado-. Quizás lo tienen más comercios. También puedes preguntar en el “Archivu de Música Tradicional y Fontes Sonores de la Música Asturiana”, ya que son ellos quienen conservan estos fondos sonoros. Seguramente allí te informarán de más puntos de distribución del ejemplar.
      ¡Suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: