María Castaña cesa en su actividad tras 18 años y baraja donar el archivo al Museo do Pobo Galego

Folklore de Maria CastañaLos peores presagios se han cumplido. La asociación cultural María Castaña advirtió hace un año de que su continuidad estaba en peligro y ayer anunció que cierra su grupo de música y sus aulas de formación. El colectivo pone así fin a 18 años de actividad, un periodo en el que se convirtió en una referencia del folclore gallego.

A mayores, el archivo audiovisual de la asociación, que suma unas mil horas de material etnográfico, podría irse a Santiago de Compostela, al Museo do Pobo Galego. María Castaña solo mantendrá la labor de investigación y difusión de la cultura gallega, aunque todavía no sabe en qué condiciones.

El descenso de actuaciones que afecta a todos los grupos desde el inicio de la crisis hace que María Castaña no pueda hacer frente a los gastos de funcionamiento del local que ocupa en la Rúa Chantada prácticamente desde sus comienzos, en régimen de alquiler. El colectivo tampoco ha encontrado apoyo de las instituciones lucenses, asegura su presidente, Isidoro Rodríguez, pese a la multitud de gestiones realizadas con todas las administraciones, especialmente en el último año, afirma.

«María Castaña sempre viviu das actuacións. Os alumnos non eran unha fonte de ingresos porque pagaban xusto para os profesores. O problema é que pasamos de facer máis de medio cento de actuacións ao ano a unhas vinte, e moitas sen cobrar, senón por compromisos que tiñamos con outras asociacións», explica el que fue uno de los fundadores del colectivo y su presidente desde entonces.

Rodríguez explica que el acceso a las subvenciones es difícil, ya que las administraciones obligan a realizar una inversión mucho mayor de la ayuda que dan, señala. «As únicas asociacións que se manteñen son as que teñen local propio. Nós chegamos a ter promesas concretas de políticos, algunhas directas e outras indirectas, de que nos ían deixar un local. O curso pasado empezamos porque había un compromiso, pero non se materializou e, aínda que parece incrible, tanto o Concello como a Deputación e a Xunta dinnos que non teñen locais», explica el presidente de María Castaña.

La asociación tuvo, en cambio, ofertas para trasladarse a otros concellos, pero las deshechó porque no consideró adecuado obligar a sus alumnos a viajar. Sí es posible que acaben fuera de la provincia los fondos de su archivo audiovisual. Rodríguez estima que hay, como mínimo, unas mil horas de grabaciones fruto del trabajo de recogida de material etnográfico que él mismo inició hace treinta años y al que se incorporaron otras personas cuando se constituyó María Castaña.

Rodríguez explica que las instituciones provinciales no ofrecen a la asociación garantías de que van a cumplir las condiciones puestas para la cesión del archivo, que son la clasificación y digitalización de todo el material y su puesta a disposición del público. «Ten unha primeira catalogación, pero urxe dixitalizado porque corre risco de perderse. Neste momento estamos en conversas co Museo do Pobo Galego», explica, con la esperanza de que María Castaña no desaparezca del todo.

Información relacionada: Unas 20 personas y mucho trabajo etnográfico

Fuente: el Progreso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: