La Marcha Triunfal de Barbieri en honor a la Biblioteca Nacional

Fuente: Doce Notas

La marcha triunfal fue compuesta por Barbieri como homenaje a la construcción del nuevo edificio que sería Biblioteca y Museos Nacionales. Se estrenó el 21 de abril de 1866, ante la reina Isabel II, durante el acto de colocación de la primera piedra del edificio. La macha está dedicada al entonces Ministro de Fomento Marqués de la Vega de Armijo quien encargó la composición a Barbieri. Es una marcha de pompa y circunstancia, que según recoge la primera edición “fue ejecutada bajo la dirección del Autor, por 367 profesores músicos que componen las siete Bandas militares de los Regimientos del Príncipe, nº 3º, 2º y 5º de Artillería; 1º y 2º de Ingenieros; de Asturias, nº 31; y de Burgos, nº 36”.

Coincide con el momento del triunfo de la música instrumental, la introducción en España de obras sinfónicas y la creación de la Sociedad de Conciertos de Madrid, fundada por Barbieri en 1866.

La Biblioteca conserva la 1ª edición de la partitura para banda, editada en Madrid en 1866 por la firma calcográfica Carrafa y Sanz Hermanos y una edición facsímil de 1994 que se hizo en conmemoración del centenario de la muerte de Barbieri y de su legado a la Biblioteca.

Con motivo del tricentenario y, para su interpretación por la Banda del Real Conservatorio, se ha preparado otra edición desarrollando las partes sueltas de cada uno de los instrumentos.

También se ha grabado una prueba en CD con la interpretación hecha por los alumnos del Real Conservatorio Superior de Música.

Enlace para descargar y escuchar la marcha en la Biblioteca Nacional

Anuncios

Clara Costa: “Digitalización de los fondos sonoros del Instituto Valenciano de la Música”

COSTA GARCÍA, Clara: Digitalización de los fondos sonoros del Instituto Valenciano de la Música : Proyecto de diseño, gestión e implementación en web (Proyecto Fin de Carrera) [on line]. Disponible en http://hdl.handle.net/10251/8599

Introducción:
Dadas las características propias y la situación actual en la que se encuentran gran parte de las instituciones dedicadas a recoger, gestionar, conservar y difundir el patrimonio documental existente, es cada vez más común encontrarnos con materiales especiales dentro de las colecciones que éstas custodian, pero pese a su relevancia, en muchos casos acaban siendo los eternos olvidados dentro de todo el cúmulo de documentación a tratar y gestionar.
De todos los materiales especiales de los que podríamos hablar y basar este trabajo, tales como fotografías, carteles, folletos, partituras o grabaciones sonoras, nos centraremos en la documentación sonora por su vulnerabilidad, no sólo al paso del tiempo y al posible deterioro físico provocado por las condiciones de conservación a las que ha estado expuesta, sino también por la evolución constante de las tecnologías y la consecuente obsolescencia de soportes.
Si nos centramos en las instituciones públicas valencianas que custodian materiales sonoros, observamos que el Instituto Valenciano de la Música (IVM), como institución creada para velar por el patrimonio musical valenciano, alberga después de diez años de su creación, una considerable cantidad de documentación especializada en música, gran parte de la cual son grabaciones sonoras en una amplia variedad de soportes, de formatos y sobre todo de contenidos.

 

A %d blogueros les gusta esto: