“Un recorrido personal por la documentación musical”, por Agustín Manuel Martínez

Hoy os ofrecemos este precioso texto, casi una carta de amor, de un músico profesional hacia el mundo de la documentación y los documentalistas musicales. El invitad@ de hoy es Agustín Manuel Martínez, pianista, profesor y conferenciante con numerosas publicaciones en su haber y con una gran actividad en Internet mediante su completo blog De la creatividad al piano.
No os perdáis este texto, que seguro que os va a gustar, que nos habla sobre la importancia del libro, de la partitura, de la grabación sonora, de la necesidad que tiene el músico de estar próximo a ellos, y de que ese lugar de encuentro entre ambos son las bibliotecas, archivos y centros de documentación.

Agustín Manuel Martínez

Agustín Manuel Martínez

Hola, a tod@s!! 🙂

Quería transmitiros con estas líneas mi pasión como diletante aún (tanto hay por aprender) por esta disciplina que, posiblemente, aun no sea tan conocida como debiera, incluso en el ámbito de los propios músicos (tironcillo de orejas cariñoso, simbólico, sin “tocamiento”:).

Pienso que no es materia reservada a erudit@s y sesudos musicólog@s o a aquell@s que posean carnet de investigador (si en algún lugar no me dejaron acceder por falta de éste, pienso que hubiera preferido que me colocasen cien policías al costado mientras ojease el material protegido por su especial valor, tal ha sido y es mi curiosidad por descubrir aspectos nuevos del multiforme mundo de los sonidos modulados 🙂 sino una necesidad para todo estudiante que sienta verdadera vocación por aprender transitando el infinito camino de la música.

Por tanto, andar en ella me llevó a las mil y una veredas que eran las bibliotecas, las fonotecas, los rastros, las librerías de ocasión, etc… allí donde iba encontraba más libros maravillosos y/o más grabaciones interesantes y mientras más se busca, mas se encuentra y más se desea hallar, saber es sed…

Leí una vez que el curso de la carrera de Manuel de Falla cambió con la aparición en mi vida de un libro, La nueva acústica, de Lucas (de ahí parte su radical y original armonía de El amor  brujo…) Nunca se sabe, por tanto, lo que puede depararte visitar mañana cierto centro de documentación musical!!!

En muchos de estos lugares encontré ayuda experta, que eran como sherpas que me facilitaban mi ambular y guiaban por los senderos más intrincados. Tengo recuerdos maravillosos de bibliotecarias excepcionales…

Recuerdo con especial cariño la del Conservatorio de Valencia, o el Centro de Documentación Musical de Andalucía, en Granada, que me proporcionó las grabaciones de Cubiles del primer volumen de Danzas gitanas de Turina (es el dedicatario de esa obra), o la Biblioteca Nacional (donde me dejaron copia de las maravillosas interpretaciones de Pilar Bayona, esa joya del pianismo español que merece mayor reconocimiento a mi juicio), o la catalana, o el Centro de Documentación del Flamenco jerezano, donde nos atendieron tan bien cuando llevé a mis alumn@s a ver una exposición sobre fonografía, o el apoyo del Archivo Turina, o las tiendas de libros de lance de tantas ciudades, como la calle de la Nave en la capital del Turia, -ojalá los tiempos que corren no se lleven por delante este tipo de locales, en los que siempre se encuentra alguna obra única (puede desengañarse ya el lector que crea que se formará seriamente sin leer libros-libros, de papel, no está toda la bibliografía musical digitalizada y quizá pasen siglos… Tanto se ha escrito…

En casa tendré unos dos mil libros sobre música y quizá sólo se puedan encontrar en la nube un uno o dos por ciento de ellos, no puedo decir lo mismo de las dos mil grabaciones en aquellos soportes ya tan arcaicos (aunque tan entrañables) como son las cintas de casette (siempre agradeceré a Albert Nieto que me regalase su amplísima “casecoteca”), o los vinilos… Ni de las partituras: ahora en un pequeño dispositivo físico puedes tener a mano prácticamente toda la literatura musical universal…

Luego aparecieron las bibliotecas virtuales… Me pareció extraordinaria en su momento la aportación de la Cervantes al digitalizar ciertas partituras albenicianas.

Quiero desde aquí animaros a la aventura de adentrarse sin miedo en el bosque maravilloso de los libros de música, de las grabaciones, de las partituras… Que no os asuste su densidad. Comenzad por lo que más os atraiga y de una rama querréis saltar a otra próxima… Adelante, IndianasJones del futuro de nuestra música!!!!

Agustin Manuel Martinez
www.elblogdelacreatividadalpiano.blogspot.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: