El archivero de orquesta en “Las directoras del lápiz”

archivos orquestaEl director dirige la orquesta con una batuta y ellas con un lápiz Staedtler del número 2. Zita Tanasescu Kadar y su ayudante Diana Romero pertenecen al personal de la Orquesta Sinfónica de Galicia (OSG) que siempre está detrás del escenario pero que es el que consigue que, por ejemplo, todos los violinistas suban o bajen el arco exactamente al mismo tiempo. Porque ellas así se lo han anotado a lápiz en las partituras. Son las archiveras musicales de la orquesta.

Así comienza el artículo en La Opinión de La Coruña dedicado a los profesionales de archivos de orquesta, más concretamente a las que se encargan del de la Orquesta Sinfónica de Galicia: Zita Tanasescu y Diana Romero. Pocas veces un medio de comunicación se preocupa por mostrar esta parte de la profesión (y en general, ninguna que tenga que ver con la documentación musical, o más ampliamente, con la Información y Documentación) y en este caso han conseguido mostrar perfectamente en gran trabajo que hacen estos profesionales de orquestas:

En este artículo, que no puedes dejar de leer, se recogen algunas de las tareas propias de la profesión, de la que como indica Zita, no existe “una carrera de archivero musical, es algo que aprendes sobre la marcha”.

  • Adquisición de partituras: varios meses antes del primer ensayo, el archivo ya las ha recibido. Esto implica reuniones con los directores artístico y técnico de la orquesta y tener conocimiento del mundo de las editoriales musicales, ya que habitualmente el director desea una versión concreta de la obra.
  • Funciones administrativas y de gestión musical: es necesario conocer las plantillas de instrumentos para un concierto determinado, así como conocer y gestionar los gastos de derechos de autor para decidir se se alquila o se compran las partituras, por ejemplo.
  • Anotar arcos y demás indicaciones sobre la interpretación: Cada director indica cómo han de ser los arcos de la cuerda de la orquesta, además de otras indicaciones musicales. Esto se ha de anotar, a lápiz, en todas y cada una de las partituras, lo que implica evidentemente conocimientos musicales además de, en ocasiones, un gran trabajo previo con la goma de borrar (las editoriales no siempre borran las anotaciones de otras orquestas).
  • Colocar y retirar las partituras en los ensayos, estar pendientes y resolver urgencias de última hora (hasta los músicos profesionales olvidan o pierden sus partituras…)
  • No se menciona en el artículo pero también, evidentemente, la catalogación y organización del archivo musical: muchas obras se consiguen por compra (a veces también por donación) y pasan a formar parte del patrimonio documental de esa entidad. Como parte de este trabajo, los archiveros de orquesta en España se han reunido para compartir esfuerzos en un grupo de trabajo al que pertenecen la mayoría de orquestas del país que ha generado la creación de un importante catálogo de obras sinfónicas españolas.

Estas tareas no solo las realizan los archiveros de orquestas, también los de jóvenes orquestas, orquestas semiprofesionales, coros… e incluso, en mayor o menos medida, las bandas de música. Un interesante trabajo en el que un profesional de la información participa (activa pero no visiblemente) en el resultado final: el concierto

Las directoras del lápiz” en La Opinión de Coruña

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: