El archivero de orquesta en “Las directoras del lápiz”

archivos orquestaEl director dirige la orquesta con una batuta y ellas con un lápiz Staedtler del número 2. Zita Tanasescu Kadar y su ayudante Diana Romero pertenecen al personal de la Orquesta Sinfónica de Galicia (OSG) que siempre está detrás del escenario pero que es el que consigue que, por ejemplo, todos los violinistas suban o bajen el arco exactamente al mismo tiempo. Porque ellas así se lo han anotado a lápiz en las partituras. Son las archiveras musicales de la orquesta.

Así comienza el artículo en La Opinión de La Coruña dedicado a los profesionales de archivos de orquesta, más concretamente a las que se encargan del de la Orquesta Sinfónica de Galicia: Zita Tanasescu y Diana Romero. Pocas veces un medio de comunicación se preocupa por mostrar esta parte de la profesión (y en general, ninguna que tenga que ver con la documentación musical, o más ampliamente, con la Información y Documentación) y en este caso han conseguido mostrar perfectamente en gran trabajo que hacen estos profesionales de orquestas:

En este artículo, que no puedes dejar de leer, se recogen algunas de las tareas propias de la profesión, de la que como indica Zita, no existe “una carrera de archivero musical, es algo que aprendes sobre la marcha”.

  • Adquisición de partituras: varios meses antes del primer ensayo, el archivo ya las ha recibido. Esto implica reuniones con los directores artístico y técnico de la orquesta y tener conocimiento del mundo de las editoriales musicales, ya que habitualmente el director desea una versión concreta de la obra.
  • Funciones administrativas y de gestión musical: es necesario conocer las plantillas de instrumentos para un concierto determinado, así como conocer y gestionar los gastos de derechos de autor para decidir se se alquila o se compran las partituras, por ejemplo.
  • Anotar arcos y demás indicaciones sobre la interpretación: Cada director indica cómo han de ser los arcos de la cuerda de la orquesta, además de otras indicaciones musicales. Esto se ha de anotar, a lápiz, en todas y cada una de las partituras, lo que implica evidentemente conocimientos musicales además de, en ocasiones, un gran trabajo previo con la goma de borrar (las editoriales no siempre borran las anotaciones de otras orquestas).
  • Colocar y retirar las partituras en los ensayos, estar pendientes y resolver urgencias de última hora (hasta los músicos profesionales olvidan o pierden sus partituras…)
  • No se menciona en el artículo pero también, evidentemente, la catalogación y organización del archivo musical: muchas obras se consiguen por compra (a veces también por donación) y pasan a formar parte del patrimonio documental de esa entidad. Como parte de este trabajo, los archiveros de orquesta en España se han reunido para compartir esfuerzos en un grupo de trabajo al que pertenecen la mayoría de orquestas del país que ha generado la creación de un importante catálogo de obras sinfónicas españolas.

Estas tareas no solo las realizan los archiveros de orquestas, también los de jóvenes orquestas, orquestas semiprofesionales, coros… e incluso, en mayor o menos medida, las bandas de música. Un interesante trabajo en el que un profesional de la información participa (activa pero no visiblemente) en el resultado final: el concierto

Las directoras del lápiz” en La Opinión de Coruña

“Conoce Eresbil, Archivo Vasco de la Música”, en Alquibla

Logo EresbilEl blog Alquibla, dedicado al mundo de las bibliotecas y archivos, ha dedicado una de sus páginas a darnos a conocer Eresbil-Archivo Vasco de la Música. La autora de este blog, Eva Mª Galán Sempere, después de una breve introducción sobre la documentación musical generada por los compositores del País Vasco, pasa a contar cómo se creó Eresbil, cuál es su finalidad, con cuántos autores nacidos o con relación con la música vasca cuentan sus fondos, departamentos, servicios, actividades…

El arte de la música, necesariamente temporal, ha requerido para la mayor parte de su evolución académica su fijación por escrito en lo que se ha convenido llamar la partitura. Largos siglos de tradición europea nos han transmitido textos musicales en los más variados soportes y formas: el manuscrito en pergamino o en papel, el impreso musical, la fotografía, discos en diversos materiales, rollos de pianola, la informática o los modernos sistemas audiovisuales. En todos estos soportes y procedimientos han fijado los creadores sus composiciones.

En lo que respecta a nuestro País Vasco, aun sin tener ningún núcleo de población fuerte (en 1800, por ejemplo, ninguna ciudad era mayor de 10.000 habitantes), no es desdeñable el número de músicos históricamente aportado por el País Vasco. Entre los compositores podríamos citar los nombres de Juan de Anchieta (s.XVI), Juan Francés de Iribarren (s.XVIII), Juan Crisóstomo Arriaga (s.XIX), Maurice Ravel o Luis de Pablo; y entre los intérpretes a Pablo Sarasate, Nicanor Zabaleta, Felix Lavilla o Joaquín Achúcarro.

[…]

Si quieres saber más sobre Eresbil-Archivo Vasco de la Música, date una vuelta por Alquibla.

Resúmenes de artículos sobre Biblioteconomía, por cortesía de la BNE

La Biblioteca Nacional de España pone en su web una nueva herramienta para profesionales y estudiantes del mundo de la Biblioteconomía y la Documentación, que junto a la que ya ofrecía con Información especializada para Bibliotecarios , facilita la vida profesional a todos aquellos relacionados de un modo u otros con las bibliotecas.

Desde 2005 la Sección de Documentación Bibliotecaria de la Biblioteca viene elaborando unos Boletines de Difusión Selectiva de la Información (DSI) destinados al personal de la Biblioteca y centrados en las necesidades informativas de estos. Estos Boletines incluyen referencias y resúmenes de artículos, tanto de revistas electrónicas como impresas. Son los resúmenes los que la BNE ha pensado que podrían ser útiles otras personas de fuera de la Institución, y los ofrecen en su página web.

Papeles de Música, como suele ser habitual, ha seleccionado de este recurso para bibliotecas en general todas aquellas referencias que tengan que ver con la música, y a continuación te ofrece una lista con los las mismas para que, clicando en sobre los títulos, puedas acceder a sus resúmenes.

Canut Rebull, R. El Boletín Fonográfico: crónica del fonógrafo en Valencia

CANUT REBULL, Ramón. El Boletín Fonográfico: crónica del fonógrafo en Valencia. Quadrivium, revista digital de Musicología [online]. 2012, nº 3 [consultado el 30-01-2012]. Disponible en http://www.avamus.org/revista_qdv/qdv_numero3.html#FON%C3%93GRAFO

Resumen:

La creación de una tecnología capaz de almacenar la música y hacer posible su audición en cualquier momento y lugar fue uno de los avances tecnológicos que más han influido en el desarrollo de la música del siglo XX. Los inicios de esta nueva era los encontramos en la invención del fonógrafo. Desgraciadamente, existe muy poca información sobre cómo se desarrolló el mundo de la fonografía en España, pero todavía son más escasas las noticias si tomamos como referencia la ciudad de Valencia. Partiendo del hallazgo de un volumen que recopila todos los números del Boletín Fonográfico editado en Valencia en el año 1900, hemos podido conocer la importancia que tuvo la industria fonográfica en esta ciudad.

Llamada de artículos para BiD: “Identidad, memoria y patrimonio documental”

Logo BiDEl nuevo número de la revista BiD (textos universitaris de biblioteconomia i documentació), pretende reunir textos y experiencias que, desde diferentes perspectivas (cultura escrita, archivística, gestión de las bibliotecas, gestión cultural …), acerquen a los nuevos valores de la memoria, a la construcción de identidad, a las iniciativas de estudio e investigación de los espacios que llamamos de la memoria y proyectos que apuesten por la difusión del patrimonio que estas instituciones gestionan y custodian.

En los últimos años hemos asistido a una popularización del término “memoria” que aparece en diferentes escenarios sociales, a menudo en contextos de recuperación democrática y de las libertades y en el marco del uso colectivo de la información y de las demandas de transparencia administrativa. Es también un concepto clave en el discurso posmoderno de las ciencias sociales y humanas: términos como “lugares de la memoria” del filósofo Pierre Nora, han entrado ya en la terminología corriente de la archivística y la gestión de documentos, y el archivero postmoderno se interesa tanto por su rol como mediador activo en la selección y valoración de documentos como en el papel del archivo en la configuración de la memoria colectiva. Al lado de los archivos, otras instituciones de la memoria, como las bibliotecas, han desarrollado también importantes políticas de conservación y difusión de la memoria, en definitiva, del patrimonio documental y bibliográfico. El nuevo papel de los gestores de la información en un sentido amplio, los convierte asimismo en actores activos de las políticas culturales ligadas a la promoción de la memoria, la elaboración de proyectos culturales patrimoniales y la difusión a través de la red.

Editoras: Núria Jornet i Anna Rubió

Plazo de recepción de originales: 30 enero 2012
Instrucciones autores: http://www.ub.edu/bid/es/instrucc.htm

Llamada de artículos a la revista Documentación de las Ciencias de la Información

La revista Documentación de las Ciencias de la Información (ISSN: 020-4210) está preparando su número 35 (2012).

La revista fue fundada en el año 1976 y está realizada por la  Sección Departamental de Biblioteconomía y Documentación de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Su periodicidad es anual y recoge en sus páginas trabajos científicos y técnicos sobre Ciencias de la Información y Documentación aplicadas al dominio de la Comunicación Social y sus especialidades: Periodismo, Televisión, Fotografía, Radio, Cine, Publicidad y Relaciones Públicas.

Si desean colaborar con artículos científicos, experiencias, comentarios o materiales bibliográficos y documentales relacionados con estos temas sigan las normas para autores que encontrarán en: http://revistas.ucm.es/index.php/DCIN/about/submissions#onlineSubmissions y remitan los artículos a: fvalle@ccinf.ucm.es

Los artículos serán evaluados por dos expertos en la materia por el sistema de doble ciego.

Plazo de entrega: antes del 1 de marzo de 2012

“Los archivos audiovisuales de medios de comunicación”

Los archivos audiovisuales de medios de comunicación. Ponencia presentada por  Aníbal Salvador BejaranoRocío Laura Aguirre en el IX Congreso Argentino de archivística

Resumen

“Los medios de comunicación son la representación física de la comunicación en nuestro mundo; es decir, son el canal mediante el cual la información se obtiene, se procesa y, finalmente, se expresa, se comunica.” (Cervantes Medina, 2006). Los tipos y las formas de clasificarlos y caracterizarlos son muy variados, pero a los fines de este trabajo, se los reúne en cuatro grandes grupos: medios audiovisuales, medios radiofónicos, medios impresos y medios digitales. El Tiempo (1995) los describe de la siguiente manera:las características de los archivos audiovisuales en general y de la televisión como medio masivo de comunicación. Luego, se desarrollan cuestiones propias de los archivos audiovisuales propios de las emisoras de televisión, los tipos de materiales y documentos que gestionan para que, por último presentar una propuesta para la gestión documental en los archivos audiovisuales de televisión.

Los archivos audiovisuales de medios de comunicación

Silvia Romano, resalta que la única diferencia que existe entre los archivos audiovisuales y los demás tipos de archivo, es la institución de donde provienen, los primeros son los que “…hacen de la información audiovisual su centro de interés, como las emisoras de televisión” (Romano, 2004). La idea de que la única divergencia entre una archivo cualquiera y un archivo audiovisual es el tipo de material que genera o conserva, es un pensamiento simplista pero cierto, porque las tareas que deben realizarse en un archivo audiovisual, se llevan adelante en todos los archivos, como ser: la organización, el almacenamiento, la descripción y la explotación del fondo. Además, coincidiendo con esta afirmación que presenta la autora, de que los archivos audiovisuales son aquellos que centran su interés en esta documentación, el presente trabajo no considera como un archivo audiovisual a los archivos fotográficos (sólo imágenes fijas), a los archivos puramente sonoros ni a las secciones multimedia de una biblioteca.

Siguiendo con la línea de pensamiento de Romano, los archivos audiovisuales son los encargados de reunir, gestionar y preservar los documentos, para facilitar el acceso a ellos, como cualquier otro archivo, salvando las características particulares de los materiales conservados. También Edmondson, bajo esta óptica, define al archivo audiovisual como a “…una organización o un departamento de una organización que se dedica al acopio, la gestión y la preservación de una colección de medios audiovisuales, y del patrimonio audiovisual, y a facilitar acceso a ellos” (Edmondson, 2004: 27). Incluso la Asociación de Archivos Audiovisuales de Asia Suroriental y el Pacífico define al archivo audiovisual como una organización o unidad de una organización que se dedica a recoger, gestionar, conservar y facilitar el acceso o la utilización de una colección de materiales audiovisuales y afines.

 Los matices conceptuales también dan lugar a una diversidad terminológica para la unidad de información que realiza las tareas archivísticas, dando lugar a varias definiciones y denominaciones, como ser: archivo audiovisual, centro de documentación audiovisual, servicios de documentación de los medios audiovisuales, servicio de archivo y documentación audiovisual.

Características de los archivos audiovisuales

Los archivos audiovisuales se caracterizan por el tipo de documento especial que gestionan, teniendo en cuenta tanto el soporte como el contenido, más aún cuando uno condiciona al otro. Es indudable que estas particularidades están muy marcadas por el tipo de soporte, ya que el contenido varía en respuesta al formato de grabación, ya sea como imágenes en movimiento, sonido, o la combinación de ambos. Por lo que, las particularidades del tipo documental que conservan, le dan esa distinción que engloba todos los aspectos relacionados con la custodia, la accesibilidad y la recuperación de los documentos audiovisuales, las exigencias de la conservación física y del contenido que son mucho más estrictas que para otros formatos, su situación tecnológica, y los derechos de autor de la documentación preservada. Por lo tanto, sus funciones principales son “…el acopio, la gestión, la conservación, la promoción y la facilitación de acceso al patrimonio audiovisual…”

Continuar leyendo en mundoarchivístico.com

A %d blogueros les gusta esto: