Presentación del catálogo del Infante Francisco de Paula

Cubierta de la publicaciónEn los últimos meses, la Biblioteca Nacional de España está  programando muchas actividades en torno a los documentos musicales que posee. Si en el mes de octubre compartíamos con vosotros la nueva publicación del Catálogo La colección de música del infante don Francisco de Paula Antonio de Borbón, esta semana la BNE nos invita a su presentación oficial, que será mañana martes 4 de diciembre, a las 19:00 horas, en el Salón de actos. En la presentación estarán sus autores, Isabel Lozano Martínez José María Soto de Lanuza, quienes, junto a José Carlos Gosálvez Lara ( Director del Departamento de Música y Audiovisuales de la BNE), nos hablarán de este catálogo.

La colección de música del infante don Francisco de Paula Antonio de Borbón es la primera publicación de la serie Colecciones Singulares de la Biblioteca Nacional que es exclusivamente electrónica; y además, es la única en dicha serie cuyo antiguo propietario pertenecía a la nobleza.

Al finalizar se celebrará un breve concierto a cargo de Gerardo López (voz) y Miguel Ángel Jiménez (guitarra romántica) con piezas seleccionadas de dicho catálogo.

Anuncios

La colección de música del infante don Francisco de Paula de la BNE

Cubierta de la publicación La Biblioteca Nacional de España acaba de publicar el Catálogo de música del infante Francisco de Paula Antonio de Borbón (1794-1865), hermano de Fernando VII y cantante aficionado. Realizado por Isabel Lozano Martínez y José María Soto de Lanuza, del Servicio de Partituras del departamento de Música y Audiovisuales, su presentación oficial será el día 4 de diciembre, pero está ya accesible on-line y de forma gratuita.

El contenido del catálogo es el siguiente: la introducción comprende un contexto histórico general y biografía del infante realizado por José María Soto, más un análisis de la colección (cómo se formó, cuál fue su trayectoria antes de llegar a la BNE, qué autores, obras y géneros pueden encontrarse en ella…), que le ha correspondido a Isabel Lozano, y en el que con los detalles de la vida del noble y un elaborado aparato crítico se hace un recorrido que  muestra cómo variando el número de obras de la colección, o qué hechos hicieron en cada momento que fuera un tipo de música y no otra la escogida por el infante.

Posteriormente, la publicación ofrece el catálogo de obras propiamente dicho, con una transcripción del inventario manuscrito (signatura M/1008) que incluye la descripción bibliográfica y la signatura de los ejemplares que posee la Biblioteca Nacional de España, más otros ejemplares de la colección que no figuran en el inventario M/1008 pero que también se encuentran en la BNE.

Termina la obra con un conjunto de índices (onomástico, autor-título uniforme, títulos propios y materias) que anteceden a la bibliografía y a la reproducción digital del inventario manuscrito M/1008.

La colección que nos ofrece la BNE en esta ocasión refleja que en su momento -y como era habitual entre la nobleza decimonónica aficionada a la música- parte de las partituras fueron reunidas para el entretenimiento, “así que no solo refleja los gustos sino también las peculiaridades interpretativas de la época y las capacidades técnicas de su propietario que, a juzgar por la música que reunió, en el caso del infante debieron de ser considerables”. Una gran aportación para la musicología del XIX, de la cual todavía queda mucho por investigar.

Instrumenta Musicae y manual de catalogación, para fondos musicales del siglo XIX

Instrumenta Musicae

Este Catálogo Colectivo tiene como objetivo el inventario, descripción y localización del Patrimonio Bibliográfico Musical conservado en las Bibliotecas Nacionales Iberoamericanas. Su origen se debe al proyecto presentado en la Asamblea de ABINIA que tuvo lugar en Guatemala el año 2002. Los países que han manifestado su deseo de participar, en esta primera etapa, han sido: Bolivia, Chile, Cuba, España, México, Perú, República Dominicana y Venezuela.

Contenido

Se ofrecen en este momento más de 15.000 obras, y aproximadamente 25.000 ejemplares, procedentes mayoritariamente de la Biblioteca Nacional de España, como primera aportación para el catálogo colectivo.

Tipología del fondo

Partituras (música práctica) publicadas -o producidas- durante el siglo XIX, tanto impresas como manuscritas. Dada la forma de difusión de la música es frecuente que de muchas obras se hayan conservado solamente los papeles para la ejecución o las copias entregadas para la protección de derechos. Monografías de tema musical. Incluyendo suplementos musicales, integrados en monografías dedicadas a otros temas, o en publicaciones periódicas generales. Ediciones facsímiles, incluidas las propias partituras que, lógicamente, constituyen el contenido fundamental del catálogo.

Características de la colección

Incluye todos los géneros: música teatral (zarzuela y ópera), religiosa, militar, música instrumental, especialmente la de salón (valses, polcas, mazurcas, etc.) muy abundante en el periodo seleccionado.

Cubierta manual BNE sobre catalogación de música del siglo XIXManual de catalogación de partituras del siglo XIX

Este manual plantea, con ejemplos, el control bibliográfico de documentos musicales. Abarca desde la música práctica a los tratados, que entran en la denominación de monografías, y a las publicaciones seriadas. No se prescinde de la catalogación analítica de partituras incluidas en libros o revistas ni de la descripción bibliográfica de facsímiles actuales que reproducen ediciones del siglo XIX.

Dentro del esquema del MARC 21 se amplia la información básica habitual para introducir, a través de las notas, datos biográficos de compositores, arreglistas o autores literarios o sobre diversos aspectos de la publicación, distribuidores, ilustradores, etc.

Incluye impresos y manuscritos, forma esta última frecuente en la difusión de la música hasta épocas muy cercanas, sobre todo en las ejecuciones y representaciones teatrales. Los modelos que se ofrecen relativos a los ejemplares pretenden fijar una política para el conocimiento de las colecciones patrimoniales y para el establecimiento de catálogos colectivos dedicados a la música.

Fuente: BNE

Se publica la serie A/1 del RISM en CD-ROM

RISM series A/IEl RISM ha publicado el CD-ROM de la serie RISM A / I de impresos musicales anteriores a 1800 (publicado en 1971-2003 en nueve volúmenes, con cuatro volúmenes adicionales y un volumen de índices) haciendo accesible por primera vez de forma electrónica el mayor inventario de obras musicales impresas. El CD-ROM ofrece a estudiosos, músicos, bibliotecarios y bibliófilos – en definitiva, a todas las personas e instituciones que trabajan con fuentes musicales – una importante ayuda para la investigación histórica de los impresos musicales.

El contenido de los nueve volúmenes principales se ha convertido en una base de datos y se ha ampliado con nuevas entradas de los volúmenes suplementarios. Los nombres de compositores, bibliotecas y los catálogos de las obras se han emparejado con las versiones estándar utilizadas en la serie A / II de manuscritos de música posteriores a 1600, y se ha puesto al día y vinculado con los archivos de autoridades. En total, la base de datos contiene más de 100.000 entradas.

Como ventaja, en el CD-ROM es posible buscar todos los títulos con búsquedas de términos a texto completo y los índices por separado. Las funciones de búsqueda son muy superiores a lo que es habitual en el índice de un libro. Se pueden encontrar respuestas a preguntas como “¿Qué óperas fueron publicadas en Londres entre 1711-1759?” Y “qué impresos de Joseph Haydn fueron publicados por Artaria?”

Répertoire International des Sources Musicales. A/I: Individual Prints before 1800. Database on CD-ROM. ISBN 978-3-7618-9502-3. Kassel 2011: Bärenreiter-Verlag. € 445,00.
Fuente: Bärenreiter.com

La música en la Catedral de Valencia

Papeles de Música comparte hoy otro artículo periodístico sobre el Archivo de la Catedral de Valencia, con motivo de la reciente publicación de su catálogo, tal y como ya pudimos leer hace unos días.

Francisco Gil Gandía

Es la última publicación que nos ofrece Josep Climent Barber, compositor, musicólogo y maestro de capilla de la Seo. Pero sobre todo estamos ante un infatigable trabajador desde hace mas de cincuenta años, cuando siendo estudiante dirigía la Scola Cantorum del Seminario.
Muy pronto le vemos estudiando en el Conservatorio de París, de donde trae aires renovadores europeos. Y aunque es hijo adoptivo de Valencia, su sencillez y bonhomía han hecho que estos aspectos personales no sean demasiado conocidos. Hace bastantes años , en plena madurez, Climent nos dejo una obra fundamental de cinco volúmenes: “Fondos musicales de la región valenciana” en la que reúne todas las obras musicales existentes, no sólo en catedrales e iglesias importantes, sino todo tipo de composiciones de tantísimos pueblos donde los maestros de las bandas han producido numerosas piezas de distintas características.
Ahora nos presenta un catalogo completo, por orden alfabético, de las cuatro mil ciento cuatro obras de autores registrados en el Archivo de la Catedral de Valencia, lo que no quiere decir que estén comprendidos aquí la totalidad de la música producida por dichos autores, puesto que hoy pueden encontrarse en otros lugares distintos. La mayoría de los autores son harto conocidos por los entendidos.
La importancia del archivo Musical de la Catedral es incuestionable. Es tan antiguo como la misma Iglesia Diocesana, pudiéndose afirmar que el documento más antiguo que se conserva son las famosas “Epistoles Farcides”, escritas en latín y catalán, lo que nos delata como era la lengua vulgar en el siglo XIII en esta tierra. Fueron estudiadas por el maestro Ripollés Pérez, por lo que mereció una mención honorifica en un Congreso en Basilea, hacia 1927, y publicadas por la célebre Sociedad Castellonense de Cultura. Aunque este archivo guarda obras de muchos compositores tanto nacionales como extranjeros, el cuerpo fundamental está compuesto por las obras de los que fueron maestros en la Metropolitana, especialmente de aquellos de fama universal como Pérez de la Parra, Comes , Ortells, Pradas, Pons etc. Además de estas composiciones polifónicas, se conservan cien libros de coro de gregoriano o de “cant Pla”, la mayoría del siglo XVIII. Como hasta la puesta en marcha de los conservatorios musicales no había en Valencia escuela de música, el conocimiento del archivo catedral es indispensable para conocer a los compositores de los distintos géneros musicales en la Comunitat Valenciana, por lo menos hasta el siglo XX. El autor nos va explicando cómo Valencia, además de la Seo, contó con la Capilla Musical del Duch de Calabria, cuyos documentos pasaron al Monasterio de S. Miguel y los Reyes, conservándose ahora algunos en el Archivo Catedral y otros en la Universidad Literaria.
A partir del XVII Valencia cuenta con otro foco importante de irradiación musical: la exuberante Capilla del Colegio de Corpus Christi, aunque muy marcada por las líneas tridentinas del Patriarca Ribera, su fundador
Hasta bien entrado el siglo XX siguen estando muy vinculados a la música religiosa compositores como Giner, Pérez Gerson, Úbeda, Palau, López, y Chavarri, entre otros.
Nos explica el autor la gran investigación y ordenamiento de los papeles de éste y otros archivos, habiendo que destacar el enorme trabajo realizado en 1900 por el canónigo Joaquín Navarro y la catalogización, no menos esplendida, efectuada por Juan Bta. Guzmán, que terminó su vida como monje en Monserrat, continuando en este gran centro musical su pasión por la música.
El Maestro Josep Climent nos presenta en este riguroso estudio de 563 páginas unas secciones así articuladas: Música de atril; Trascripciones J. Bautista Guzmán, Música en legajos todos manuscritos; Algunos autógrafos de compositores importantes y Un útil índice onomástico. Felicitamos al mestre Climent por su profesional trabajo, que por otra parte contribuye a divulgar los fondos del rico archivo de la Metropolitana.

Fuente: Levante-El Mercantil Valenciano

Se presenta el catálogo de ‘La música de la Catedral de Valencia’, de José Climent

El sacerdote valenciano José Climent Barber, canónigo prefecto de música sacra de la Catedral de Valencia, presentó el día 17 el catálogo ‘La música de la Catedral de Valencia’, editado por el Ayuntamiento de Valencia, según informa la agencia Europa Press.

La obra, presentada por la Concejala de Cultura, María Irene Beneyto en el Salón de Cristal de Consistorio, contiene un amplio estudio sobre los fondos musicales catedralicios que forma parte de la colección municipal ‘Serrano Morales’, según las mismas fuentes.

Se trata de una recopilación ordenada y analizada de las piezas recogidas en el archivo musical de la Catedral que, como el resto de ejemplares de la citada colección, se edita con el objetivo de poner al alcance de ciudadanos y estudiosos los catálogos de los fondos bibliográficos existentes en nuestra ciudad.

La obra bucea en el amplio patrimonio musical de la seo valentina, que recoge más de 4.000 referencias documentadas y analizadas por Climent, reconocido músico y compositor, al que el Ayuntamiento otorgó el título de Hijo Adoptivo de Valencia el año pasado, 2010.

El libro recoge, en primer lugar, la música copiada en los libros de atril y, posteriormente, y a modo de homenaje, se recopilan todas las transcripciones realizadas por Juan Bautista Guzmán; y luego continúa la llamada Música en Legajos, tanto las obras copiadas en papeles sueltos como la recogida en cuadernos. Todas las composiciones están ordenadas alfabéticamente, y divididas en tres secciones: Misas, Obras en latín y Obras en lengua no latina.

Durante la presentación, María Irene Beneyto destacó que “la obra sirve para conocer la música de la Catedral de Valencia y, paralelamente, enriquece a la propia Catedral porque revela su importancia histórica en el ámbito de la cultura y de la música”. Igualmente, ha destacado de Climent su “amor por la verdad” y sus “amplias facetas de erudito, investigador y director musical, un gran entendido y una referencia para la música en Valencia”.

Por su parte, Josep Climent ha manifestado su “satisfacción” por ver publicado el catálogo “que constituye una historia de la música religiosa valenciana, de toda la Comunidad”. Y ha añadido que, desde el siglo XIII, la Catedral “era la máxima aspiración de cualquier músico” de la región.

Fuente: Archidiócesis de Valencia

El archivo de Moxos, en Bolivia, tiene su catálogo

Juan Pablo Rodríguez C. para eldeber.com.bo

Esta novedad mundial es un importante aporte para el estudio de la historia de la música. Abre una veta nueva en la producción creativa que heredó la colonia en el oriente boliviano y que es única. Sus investigadores hicieron descubrimientos importantes.

Durante más de 300 años 1.054 obras musicales estuvieron escondidas en 7.063 folios en las comunidades moxeñas dispersas por el Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), así como en los pueblos de San Lorenzo y San Francisco de Moxos.

En los próximos días, la Asociación Pro Arte y Cultura (APAC), la Social Sciences and Humanities Research Cowncil of Canada y la University of Western Ontario publicarán la catalogación de estos archivos musicales, lo que significa un aporte trascendental para la historia de la música universal.

La investigación no es un simple inventario, sino que tiene el aporte de cinco investigadores que hicieron un estudio profundo de estas obras, que en su mayoría son idénticas al archivo musical de Chiquitos, pero que tiene piezas inéditas de los compositores Juan de Araujo, Domenico Zípoli y Giovanni Bassani.

Los Investigadores

Javier Matienzo escribió el catálogo de los misioneros de Moxos, desde la primera visita de los jesuitas hasta su expulsión. El chileno Víctor Rondón se encargó del catálogo de los libros doctrineros. Se trata de la descripción de las piezas que ya no eran interpretadas como en el siglo XVIII, sino que fueron adaptadas a las posibilidades instrumentales y técnicas que tenían las comunidades moxeñas.

Ana Luisa Arce tuvo bajo su tutela el catálogo de los copistas de la música de Moxos, aquellos indígenas responsables de copiar las partituras para que se traspasaran de generación en generación.

Roberto Tomichá redactó la historia de la música de Moxos, tomando en cuenta el periodo entre la expulsión de los jesuitas (1767) y las fechas de las primeras copias de la música antigua (1842).

Finalmente, el musicólogo y sacerdote Piort Nawrot, director artístico del Festival Internacional de Música Renacentista y Barroca Americana, realizó el catálogo de las partituras manuscritas de Moxos. En total, el estudio comprende 15.000 páginas de texto.

La restauración

Este archivo fue inaugurado en julio de 2003 para ser apreciado por el público; sin embargo, al poco tiempo se cerró hasta 2005 por la falta de un técnico que hiciera los trabajos de recuperación. En ese periodo, Juan Francisco Limaica Saucedo, un ignaciano-moxeño, fue enviado a Chiquitos para recibir capacitación por expertos españoles y después estuvo en Sucre, en la Escuela de Taller, donde egresó como conservador de documentos gráficos. Él y Bartolo Vela lideraron los trabajos de restauración de los archivos con mano de obra local.

La preservación consistió en la desinfección de cada hoja con insecticida, luego su introducción en una cámara durante 72 horas. Después, la limpieza con brocha o pinceles. Finalmente, cada folio pasó por una prensa durante tres días para evitar las arrugas; esta tarea se desarrolló hace dos años.

Posteriormente se realizó el diseño y corte a mano de los nuevos portafolios a base de un cartón común, que no es el adecuado para la preservación, pero al no contar con material neutro se optó por ese sistema. Por último, las hojas recuperadas fueron colocadas en una lámina de papel neutro con reserva alcalina, sustancia conseguida en Brasil.

Descubrimientos

El estudio de Piort Nawrot estableció que el compositor alemán Johann Valentin Rathgeber fue muy influyente en la música de las misiones. “El segundo juego de Vísperas, que hay tanto en Chiquitos y Moxos, hasta el momento se consideraban anónimas; sin embargo, se trata de la obra de Rathgeber arreglada por los indígenas para tocarlas y cantarlas en la Misiones”, explica Nawrot.

Cuando se hacían arreglos de compositores europeos, estos tenían que seguir la estética de Rathageber, es un descubrimiento trascendental para la musicología contemporánea. Otro aporte es el establecimiento de que en las misiones guaraníes, chiquitanas y moxeñas hubo un repertorio común, aunqueo cada misión tuvo su propio repertorio.

En el pentagrama

– Extensión. El catálogo tiene 1.600 páginas de texto contenido en tres tomos; el primer volumen de 1.269, dividido en dos tomos.

– Repertorio. 1.550 títulos de obras musicales serán publicados, las más antiguas son de las reducciones jesuíticas (1691 – 1767).

– Comparación. Entre los archivos musicales de Moxos y de Chiquitos hay 98 obras comunes.

– Aclaración. La investigación sugiere que la pieza Los responsorios nocturnos, en realidad pertenece a una obra más grande, Las lamentaciones de Geremías, de Domenico Zípoli. Ya fue presentada en el pasado Festival de Música Renacentista y Barroca Americana Santa Cruz de la Sierra.

– Lanzamiento. El catálogo será presentado dentro de dos semanas por la APAC y luego será distribuido por el mundo.

– Recaudación. Los fondos que se reúnan por la venta de los ejemplares de los catálogos serán destinados al fondo editorial de la APAC.

– Apertura. Con la presentación del catálogo se hace la apertura formal del archivo musical de Moxos para la investigación. “No corremos el riesgo de dañar el manuscrito o de perder las piezas”, señala Piotr Narowt.

– Precio. Aún no se ha establecido un precio para su comercialización. Los interesados pueden llamar al 333-2287.

 

A %d blogueros les gusta esto: