La Universidad del Sur de California digitaliza discos de la II Guerra Mundial

Las bibliotecas de la Universidad del Sur de California haN finalizado un proyecto en el que han sido digitalizados más de 100 discos de pizarra con núcleo de vidrio de actuaciones musicales raras en Los Ángeles de los años 1930 y 1940. Estas grabaciones ofrecen la reconstrucción de un paisaje sonoro de actuaciones musicales y cultura popular americana desde finales de la década de 1930 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, y están disponibles de forma gratuita en línea a través de la Biblioteca Digital de la USC.

Como curiosidad, uno de los discos tiene como fecha el 2 de octubre de 1937, y se trata de una grabación radiofónica del Hancock Ensemble en la que interpreta obras de Teresa Carreño, Claude Debussy, Hans Seeling, Bedřich Smetana entre otros compositores. Otra inusual grabación es una realizada en 1946 con obras de compositores brasileños como Heitor Villa-Lobos.

Este proyecto ha sido posible gracias a la contribución de la Association for Recorded Sound Collections  (ARSC).

 

Anuncios

Digitalizada la colección completa de los Monumentos de la Música Española

Monumentos de la musica españolaRecientemente se ha completado la digitalización de la emblemática serie Monumentos de la Música Española (MME), publicada desde su origen en 1941 por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y dirigida actualmente por la musicóloga de la Institución Milá y Fontanals-CSIC de Barcelona María Gembero-Ustárroz, dentro de la Colección Música de Editorial CSIC. La reedición digital integral de la serie se ha llevado a cabo entre 2015 y 2018.

Los 75 primeros volúmenes de la misma son de acceso libre y gratuito en formato PDF a través de la web de libros digitales del CSIC, y ahora puede consultarse un listado completo de los 84 volúmenes publicados, y  que incluyen los enlaces para descarga

Los últimos volúmenes de MME incluyen la zarzuela La fontana del placer (1776) de José Castel (editada por Juan Pablo Fernández-Cortés) y las misas para la catedral de Sevilla de Vicente Ripollés (1867-1943) en edición de Miguel López-Fernández. La próxima entrega será una edición integral de las tonadillas del compositor Jacinto Valledor (1744-1809), a cargo de Aurèlia Pessarrodona (en prensa).

Humor musical de Cesc, por cortesía de la Biblioteca de Catalunya

Cesc, posando junto a uno de sus dibujos, en el 2004. Foto: EL PERIODICO / BERNAT ARMANGUE

La Biblioteca de Cataluña ha puesto la obra original del dibujante Cesc, (Barcelona, 1927 – 2006) como parte de la Memòria Digital de Catalunya, a disposición de todo aquel que desee pasar una buen rato gracias al humor gráfico.

Como sabíamos que Cesc colaboró con la Catalunya Música-revista musical catalana (editada por el Palau de la Música de Cataluña) de 1984 a 2006, hemos buscado entre esa colección digitalizada los  chistes de aquella etapa, y que nos ofrecen la visión más cómica que la música ofrecía a ojos de este genio del humor gráfico. La Biblioteca la ha dividido en dos partes, una primera con 19 viñetas, y la segunda con 119 dibujos, todos ellos descargables en tres tamaños diferentes y con la comodidad de poder hacerlo todo de una vez y no imagen por imagen. Las reproducciones de toda la colección corresponden a originales que abarcan desde 1934 hasta su muerte, adquiridos por la Biblioteca de Catalunya en 2008.

Cesc, pseudónimo de Francesc Vila i Rufas (Barcelona, 1927-2006), además de un pintor notable fue uno de los dibujantes más populares de la Catalunya de postguerra, sus dibujos aparecieron en la prensa como chistes de actualidad, pero también se aplicaron al cartelismo e ilustraron libros, siempre con un sentido crítico mezclado de poesía. Fue presencia permanente en publicaciones como el Diari de Barcelona, El Correo Catalán, Tele/express, Cavall Fort, Serra d’Or i l’Avui. Fue galardonado, entre otros, con el Premi Il·lustrador d’Or de la Associació d’Il·lustradors Professionals de Catalunya (1994) y el Premi d’Honor del II Premi Internacional Gat Perich (1997). En 1995 recibió la Creu de Sant Jordi de la Generalitat de Catalunya. [Fuente: Biblioteca de Catalunya]

Para más información, página oficial de Francesc Vila Rufas, Cesc.

Conaculta presenta “Cerebros digitales: Sonido, palabra e imagen”

Logo Cerebros Digitales de ConacultaEl Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) presentó ayer los “Cerebros digitales: Sonido, palabra e imagen, tres servidores en los que se preservarán miles de documentos que forman parte de la memoria histórica del país, desde grabaciones de música popular mexicana hasta fondos bibliográficos, materiales hemerográficos y películas.

En conferencia de prensa, la presidenta del Conaculta, Consuelo Sáizar, afirmó que se trata de un proyecto que tiene como objetivo la conservación de documentos sonoros, bibliográficos y audiovisuales que forman parte del legado de y para todos los mexicanos.

“Se llaman Cerebros digitales a estos dispositivos, en donde se almacenarán miles de documentos, porque en ese órgano se guardan el conocimiento y la memoria en sonido, la palabra y la imagen”, indicó.

Detalló que bajo la supervisión de la Coordinación Nacional de Innovación del Conaculta se han digitalizado miles de documentos que serán depositados en los servidores centrales de la Fonoteca Nacional, la Biblioteca Vasconcelos y la Cineteca Nacional.

Comentó que de este programa de preservación mediante la digitalización, se desprenden herramientas que permitirán tanto a la Fonoteca como a la Biblioteca proyectarse a nivel nacional.

Adelantó que a través de la red virtual de audiotecas, construidas en 14 estados del país, a partir de febrero próximo se podrán consultar los materiales contenidos en el cerebro digital.

En el caso de las bibliotecas, destacó que un disco duro que contiene cerca de tres mil libros digitalizados y material procedente del “cerebro” de la Red Nacional de Bibliotecas, será enviado a cuatro mil bibliotecas públicas, lo que permitirá a los usuarios acceder al acervo, sin importar que en la comunidad no exista conectividad a Internet.

Señaló que, en su caso, el “cerebro” del sonido guardará la música y archivos sonoros; la palabra hará lo propio con los libros, mapas y documentos, mientras que el de imagen albergará películas, fotos, carteles y video.

“El proyecto con el que venimos trabajando es adquirir, registrar, preservar y difundir” el patrimonio cultural de los mexicanos, subrayó Sáizar.

Señaló que a través de las páginas electrónicas de los sitios antes mencionados se podrá bajar la información, luego de un breve registro de usuarios. Asimismo, dijo que las consultas se podrán realizar en catálogos en línea.

Preciso que por ahora sólo estará disponible el material de bibliotecas y audioteca, “y en una siguiente sesión se ofrecerán los pormenores del cerebro de la imagen.

“Quisimos ahora plantear todo el proyecto y mostrar los avances de la palabra y el sonido, el de la imagen lo pospusimos para una siguiente etapa, porque precisamente estamos en la remodelación en la Cineteca y (al respecto) la verdad tenemos muchas cosas que hablar y requiere otra rueda de prensa especial” para ello, detalló.

Sobre la selección de los materiales, mencionó que lo primero que se busco es que fueran del dominio público, y en segundo lugar que fueran los más importantes.

Por lo que hace a los formatos, puntualizó que la alta resolución multi TIFF se empleará para preservación del acervo y el PDF para consulta y difusión.

De acuerdo con información del Conaculta, actualmente la Fonoteca Nacional cuenta con 464 mil documentos sonoros digitalizados, entre ellos las primeras grabaciones realizadas en México (1896-1920) y los archivos de Radio Educación, de la XEW y de Radio UNAM, así como la colección discográfica más grande de América Latina y las memorias sonoras del Palacio de Bellas Artes.

En la Biblioteca Vasconcelos se han almacenado, hasta el momento, 30 mil documentos, entre libros del dominio público, volúmenes antiguos, mapas, colecciones hemerográficas, entre otros, los cuales pueden ser consultados en la propia biblioteca, añadió la dependencia.

A partir de febrero se podrá acceder vía Internet a 11 mil materiales correspondientes a los fondos bibliográficos particulares. Asimismo, en una siguiente etapa, la Biblioteca Vasconcelos distribuirá a cuatro mil bibliotecas públicas del país un disco duro con tres mil libros digitalizados en texto completo.

Fente: SDP Noticias

A %d blogueros les gusta esto: