Las bibliotecas de Berlin y Munich adquieren el archivo histórico de la editorial Schott

SchottEl archivo histórico de la editorial musical Schott representa un activo cultural único. No hay otra archivo de una editorial musical alemana tan grande y completo. Se compone de documentos comerciales (correspondencia, impresores, grabadores, y copistas, libros de contabilidad) de 1787 a 1945 y todo el archivo histórico que se refiere a la producción editorial, manuscritos de música, y primeras ediciones desde 1810 hasta alrededor de 1950. El archivo incluye varios cientos de manuscritos musicales autógrafos y miles de cartas de famosos compositores como Ludwig van Beethoven, Frederic Chopin, Werner Egk, Joseph Haas, Karl Amadeus Hartmann, Paul Hindemith, Engelbert Humperdinck, Franz Liszt, Bohuslav Martinů, Luigi Nono, Jacques Offenbach, Carl Orff , Hans Pfitzner, Maurice Ravel, Max Reger, Hermann Reutter, Ernst Toch, Richard Wagner, Ermanno Wolf-Ferrari y Bernd Alois Zimmermann. El archivo, que había estado previamente en la sede de Mainz y fue propiedad de la Fundación Strecker, se añadió al Verzeichnis national wertvoller Archive en 2004. Schott Verlag, fundada en 1770, es una de las editoriales de música más antiguas del mundo que todavía está en funcionamiento.

Dividiendo este archivo inestimablemente valioso entre las dos bibliotecas estatales de Alemana (Berlín y Munich) y otras instituciones de investigación, se asegura el mejor uso posible de los materiales. Está prevista una digitalización con el fin de facilitar el acceso de todo el mundo a todos los materiales de archivo, independientemente de su ubicación.

Según Barbara Schneider-Kempf, directora de la Bayerische Staatsbibliothek, “el archivo Schott refleja la historia de la música en Europa desde el siglo XVIII hasta el siglo XX en todas sus facetas. Hacer este tipo de archivos visibles y accesibles para la investigación a nivel mundial en la mayor medida posible es el objetivo central de las bibliotecas. Estoy segura de que habrá una oleada de investigación tan pronto como se hayan procesado los autógrafos musicales, la correspondencia y otros documentos, se hayan digitalizado, y se hayan reunido de nuevo en un entorno virtual”.

El archivo Schott será alojado y procesado por la Bayerische Staatsbibliothek, Staatsbibliothek de Berlin – Preußischer Kulturbesitz, Beethoven-Haus (Konvolut Ludwig van Beethoven), Carl-Orff-Stiftung (Konvolut Carl Orff), Fundación Hindemith (Paul Hindemith Konvolut ), Max-Reger-Institut / Elsa-Reger-Stiftung (Konvolut Max Reger), Stiftung Akademie der Künste de Berlín (Konvolut Bernd Alois Zimmermann), Universitätsbibliothek Johann Christian Senckenberg (Engelbert Humperdinck).

Fuente: Rism Más info: Strecker Foundation hands over a unique publishing archive to libraries and academic institutions

Anuncios

Los archivos de compositores y de editoriales del ICCMU

Logo ICCMUEl Instituto Complutense de Ciencias Musicales (ICCMU) ha transformado su web y ha aprovechado para ofrecernos información sobre cuatro fondos musicales que atesora. Se trata de los archivos personales de los compositores Jacinto Guerrero (1895-1951) -una parte del, encontrándose otra parte en la Fundación Jacinto e Inocencia Guerrero– y Francisco Alonso López (1887-1948), de quienes el ICCMU conserva autógrafos, bocetos y apuntes, música impresa, materiales para orquestina y para banda, particellas y libretos.

Otros dos importantísimos fondos son los de editoriales Vidal Llimona y Boceta Unión Musical Española, la más importante editorial española que fue absorbiendo a los diferentes editores del país y por tanto sus catálogos y en ocasiones incluso sus documentos administrativos. (1).

La documentación, la propia de la actividad comercial y editora de estas empresas: partituras manuscritas e impresas, materiales de orquesta, libretos, métodos,  libros y documentación diversa. En el caso de la U.M.E., el fondo contiene 20.000 partituras de música comercializada en España desde mediados del siglo XIX hasta el primer tercio del XX.

Los fondos de Jacinto Guerrero, de Francisco Alonso y de la Unión Musical Española ya está catalogados y digitalizados, y el de Vidal Llimona y Boceta se encuentra en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid para su catalogación y estudio.

(1) Para saber más sobre la transmisión de fondos de las editoriales que conformaron finalmente el archivo Histórico de la Unión Musical Española, nada mejor que la introducción de Archivo histórico de la Unión Musical Española: partituras, métodos, libretos y libros. Yolanda Acker (ed.). Madrid:  Sociedad General de Autores y Editores, 2000, realizada por  José Carlos Gosálvez, referente en el estudio de la edición musical en España y autor de diversas publicaciones de esta temática. 

Actividades de la JAM

La JAM (Jove Associació de Musicologia) es una asociación de jóvenes musicólogos/as, estudiantes de musicología o interesados en ella que tiene como objetivo organizar y promover actividades relacionadas con dicha disciplina en todas sus vertientes. Nacida en 2008, en su inicio estaba integrada por estudiantes y licenciados de l’Escola Superior de Música de Catalunya (ESMuC) y de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB). Entre las actividades que organiza , se encuentran las jornadas de estudiantes de musicologia y jóvenes musicólogos , la edición de este año, la número cuatro, lleva por título “De lo universal del sonido”, y tendrán lugar en laFacultad de Filosofía y Letras (Campus El Milán) de la Universidad de Oviedo (Asturias).

Dentro de la JAM, hay un grupo de “discusión e intercambio de inquietudes sobre temas musicales desde una perspectiva musicológica amplia y abierta que permita abordar cualquier hecho musical desde puntos de vista diversos. El objetivo de estos encuentros es crear un espacio de diálogo entre personas interesadas en la música y que quieran compartir sus puntos de vista.”, llamado De Watts. Estos encuentros tienen lugar un lunes de cada mes, de 19 a 20:30 en Espai Mallorca, en la c/ del Carme 55, en el barrio del Raval de Barcelona.

La última sesión actividad de De Watts, relacionada con la edición musical, es la conferencia que el próximo lunes 28 ofrecerá Francesca Galofré bajo el título “Edició musical i musicologia, una relació a construir?” (edición musical y musicología, ¿una relación para construir?). El resumen de esta charla, que podeis consultar en la página de la JAM pero que PdM os traduce a continuación, dice:

¿Qué sabemos desde el oficio de editor de música desde la formación musicológica? ¿Qué es el musicólogo dentro del mundo editorial musical? A partir de este hilo conductor, la editora Francesca Galofré, fundadora de DINSIC Publicacions Musicals, conducirá la próxima sesión de DeWatts dedicada a la actividad editorial musical en sus ámbitos principales: proceso de edición, circuito de la obra musical, contrato de cesión, formas de explotación de la obra musical, productos y servicios, producción, publicación, el mercado, la administración de los derechos musicales así como el aspecto empresarial del editor.

“Boileau, más de un siglo al servicio de la música”

Alessio Boileau

El fundador con su nieto, Antonio Guasch Boileau, en 1943. Imagen del archivo Boileau

Así se titula el artículo de Lluís Permanyer publicado en la Vanguardia el 6 de abril de 2008. Al hilo de la II jornada del Congreso Internacional sobre Imprenta Musical del pasado mes de noviembre, he recuperado de la red esta breve semblanza de uno de los primeros y más importantes editores de música en España, que aunque publicada hace más de dos años, sigue vigente debido a la continuada actividad de dicha editorial.

Como bien relata Permanyer, “ya en 1904 el músico y copista Alessio Boileau Bernasconi se había afincado en Barcelona. Fue debido a la propuesta que le hizo la milanesa casa Ricordi en la que él trabajaba: querían ampliar el mercado exterior y, ante la propuesta de España o Grecia, el no dudó en lo más mínimo. […] Al principio sólo era taller de grabado y estampación de partituras, que en aquel entonces eran mayormente encargos de música religiosa y bailables. Quizá la ciudad estaba falta de este servicio y el dinamismo de Boileau explica que poco después considerara que el mercado necesitaba también una editorial, que fundó, junto con otros dos socios, y bautizó como Ibèria Musical, especializada en operetas y zarzuelas.

La buena acogida le indujo en 1913 a fundar, para así ampliar el catálogo, la Editorial de Música Boileau, que se dedicó también a libros para la enseñanza; hoy cuenta con más de 4.500 partituras […], conjunto que supone el fondo editorial más extenso de España.

Las nuevas tecnologías acabaron por liquidar un grabado artesano de tanto prestigio, que llegó a contar con quince especialistas en esta artesanía manual tan delicada y responsable; tal era su nombradía, que a menudo editores extranjeros, como por ejemplo franceses, les encargaban la ejecución del grabado. Las máquinas de imprimir, en cambio, aún funcionan a pleno rendimiento.

En poco más de un siglo se ha pasado de las pesadas piedras litográficas y las planchas a la informática, pero la editorial Boileau ha sabido adaptarse, sin dejar de mantenerse fiel a la música”.

Artículo disponible en http://www.boileau-music.com/noticias/810012240901_La%20Vanguardia,%20Llu%C3%ADs%20Permanyer.pdf

A %d blogueros les gusta esto: