6 nuevas ofertas de empleo en los EEUU

Os ofrecemos hoy seis nuevas ofertas de empleo recopiladas en la primera quincena de diciembre, todas ellas para los EEUU. ¡Suerte!

  1. La New York Public Library for the Performing Arts (Manhattan, NY, EEUU) está buscando un Director asociado de exposiciones y administración de programación. Se puede enviar solicitudes hasta que se cubra la plaza. Accede a la oferta de empleo.
  2. La Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos (Washington, EEUU) busca un jefe de la sección de grabaciones sonoras  (salario entre 108.000 y 142.000 dólares anuales). El plazo de envío de solicitudes está abierto hasta el lunes 19 de diciembre. Accede a la oferta de empleo
  3. También buscan un bibliotecario referencista para el departamento de “Motion Picture, Broadcasting and Recorded Sound”. El plazo de envío de solicitudes está abierto hasta el 29 de diciembre. Accede a la oferta de empleo
  4. La Universidad de Georgia (Athens, Georgia, EEUU) está buscando un jefe para el departamento de catalogación musical. Plazo de envío de solicitudes abierto. Accede a la oferta de empleo.
  5. El Center for Popular Music at Middle Tennessee State University de Murfreesboro (Tennessee, EEUU) busca un ayudante de archivo. El plazo de envío de solicitudes está abierto hasta el miércoles 3 de enero de 2017. Accede a la oferta de empleo
  6. La Universidad de Wisconsin-Madison está buscando un “curador” de música étnica americana. El plazo de envío de solicitudes está abierto hasta el lunes 19 de diciembre. Accede a la oferta de empleo

Oferta de empleo: “Music Liaison Librarian”, Baylor University (Texas-EEUU)

La Universidad Baylor (Texas-EEUU) oferce el siguiente puesto de trabajo:

Music Liaison Librarian (Tracking ID#: F008556 )

REQUIRED QUALIFICATIONS:

  • ALA accredited Master’s degree or graduate degree in music and relevant professional experience
  • Bachelor’s degree in music or extensive knowledge of music
  • Knowledge of a wide range of music-related information sources and technologies
  • Understanding of key issues and trends in user services within academic libraries
  • Strong knowledge of emerging technologies and the ability to apply these technologies to a diverse range of library applications
  • Ability to manage multiple simultaneous projects and competing priorities
  • Effective organizational and presentation skills
  • Ability to communicate and work effectively in an academic setting, with outstanding oral communication, written communication, and interpersonal skills
  • Flexibility and willingness to take initiative
  • Commitment to continual development of professional knowledge and skills

DESIRED QUALIFICATIONS:

  • Graduate degree in music
  • Demonstrated innovative instruction and/or teaching
  • Relevant experience in collection development and public services at an academic or research library
  • Evidence of leadership in a user-centered library environment
  • Supervisory and/or team management experience in an academic library environment
  • Understanding and familiarity with learning management systems, online content management and publishing systems, mobile learning technologies, and social media tools

RESPONSIBILITIES:

  • Design, implement and assess innovative instructional services including curriculum-oriented instruction, drop-in workshops, web-based tutorials, point-of-need instruction, library orientation, community outreach activities, and individualized research assistance
  • Develop, maintain and assess an active program of liaison services to faculty and students focused on engagement and collaboration
  • Build collections that support teaching, learning, and scholarship
  • Collaborate with other librarians to design instructional services and library activities which promote library resources and library as place
  • Participate in professional development activities by attending local and national conferences and meetings and maintaining membership in professional organizations
  • Participate in library-wide initiatives through committees and task forces
  • Meet University expectations for scholarship and service
  • Oversee the operations and services of the Crouch Fine Arts Library
  • Lead and develop the staff of the Crouch Fine Arts Library

RANK AND SALARY: Commensurate with experience and qualifications.

SUBMISSION DEADLINE:To ensure full consideration, complete applications must be submitted by August 29, 2012.

APPLICATION PROCEDURE: Please submit a letter of application and a resume or current curriculum vitae to the Music Liaison Librarian Search Committee at:

Sha_Towers@baylor.edu.

Oferta de empleo: catalogador para Alexandria (Virginia-EEUU)

Alexander Street Press is an award-winning publisher of electronic databases and collections in the humanities, located in Alexandria, VA, recognized by our customers and peers for producing products of outstanding quality. We see understanding customer needs and delivering high quality and innovative products as the root of our success.

We have an immediate opening for a full-time cataloging contractor to do copy cataloging of classical, international, and popular music materials (recorded music and sheet music) in our Alexandria, Virginia office.

Skills:

  • 2 years experience with music cataloging, required.
  • 2 years experience with MARC21 format, required.
  • 2 years experience with LC authorities, required.
  • 2 years experience with OCLC cataloging styles, highly desirable.
  • Cataloger’s familiarity with European languages (French, Spanish, German, Italian, and Portuguese), highly desirable.  This means a practical cataloging familiarity, not a full reading or speaking knowledge: ability to recognize the different languages, recognizing words representing articles (A, An, The equivalents) and numbers, recognition of acceptable diacritics for the language, etc.
  • Experience with MarcReport software, including validation and error identification, desirable.

This is a full-time contract position. We prefer to have staff work on-site.
Starting hourly rate from $18.00 per hour.

Please send resumes and cover letters to Ms. Pat Carlson at pcarlson@astreetpress.com.

Google lanza Google Music, la tienda donde el artista sube las canciones

Se acabaron los rumores, Google ha presentado oficialmente su tienda de música onlineGoogle Music  hace unas horas [ayer 17 de noviembre]. Un ecosistema integrado en el interior de Market con el apoyo de las discográficas más importantes. Las características de su lanzamiento: 13 millones de canciones de salida, posibilidad de subir hasta 20.000 temas por usuario de su propia colección y a coste cero, integración con Google+ y unos precios que varían, ya que serán los propios grupos los que suben las canciones y eligen el precio. Esto es Google Music , la competencia que faltaba acaba de llegar a Estados Unidos.

Digo en Estados Unidos porque la plataforma ha sido presentada sólo allí, por ahora y hasta nueva orden el servicio sólo se encontrará disponible en el país. Veamos un poco de qué va el nuevo servicio de Google y por qué razón puede hacerle frente al resto de sistemas como Amazon y sobre todo iTunes.

Lo primero que habría que decir si tuviéramos que compararlo con otro producto en el mercado es que es la competencia directa de Apple. Music es la plataforma para los usuarios con Android que al igual que iTunes cuenta con el apoyo de las grandes discográficas, entre ellas (mucho se había hablado de si finalmente lo conseguirían) Sony, EMI, Universal y alrededor de 1.000 sellos que se encuentran como socios (faltaría Warner por confirmar)….

… Sigue leyendo en alt1040.com

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Conferencia sobre Archivos Audiovisuales en los EEUU

logo NARAEl próximo martes 15 de noviembre a las 10.30 h, tendrá lugar en la Facultat de Biblioteconomia i Documentació de la Universitat de Barcelona la conferencia «Research services at the Motion Picture, Video and Recorded Sound Division of the National Archives and Records Administration (NARA): enhancing access and outreach», a cargo de Carol Swain, archivera de referencia en NARA (National Archives and Records Administration).

El idioma de la charla será el inglés, con servicio de traducción simultánea al catalán.
La asistencia es libre, pero es preciso confirmarla al correo bibdoc@ub.edu  Esta actividad cuenta con el spoyo del Consulado de los Estados Unidos en Barcelona. Más información (en catalán) en http://ves.cat/aVG2

¿Quién será el propietario de los discos clásicos?

Fuente: El País.com

Un resquicio en la ley del ‘copyright’ de EE UU permite a músicos como Springsteen reclamar la devolución de sus obras.

Un reportaje de The New York Times, publicado este lunes, ha revelado el nuevo frente abierto en el corazón de la industria discográfica. La ley del copyright que rige en Estados Unidos desde el 1 de enero de 1978 incluye una cláusula que muchos menospreciaron. Otorga a los artistas los llamados “derechos de terminación”: tras 35 años de explotación por las disqueras, los creadores pueden reclamar la propiedad de sus grabaciones.

El procedimiento establece que la petición del autor se presente dos años antes de la fecha de finalización del control de las discográficas o en los cinco años siguientes. Eso explica que, en 2013, algunos artistas previsores esperan recuperar obras lanzadas en 1978, incluyendo los derechos editoriales, más rentables ahora mismo que la venta física o digital. La cosecha del 78 incluye Darkness on the edge of town (Bruce Springsteen), Excitable boy (Warren Zevon), C’est Chic (Chic), Stardust (Willie Nelson) o los primeros discos de Van Halen, Prince y Devo, sin olvidar las bandas sonoras de Grease y El último vals.

Está por ver si la cláusula abarca a músicos foráneos: en 1978, en EE UU triunfaban AC/DC (Powerage), Bob Marley (Kaya) o The Police (Outlandos d’amour). No se aplicaría, desde luego, a Paul McCartney o los Rolling Stones, que ya son poseedores de sus masters. Sabemos que en la Oficina de Copyright de Estados Unidos se han presentado demandas de Dylan, Kristofferson, Tom Waits, Bryan Adams o Tom Petty. Pesos pesados como Springsteen y Billy Joel pueden estar negociando fuera de los focos: ambos están casados con la misma discográfica -Sony, en su actual denominación- y no querrían un divorcio a cara de perro.

La postura de las compañías, agrupadas en la RIAA (iniciales en inglés de la Asociación Americana de la Industria Discográfica), es radical. Y se comprende: los discos clásicos son una mina de oro dado que se siguen vendiendo sin esfuerzo, aparte de los ingresos por su uso en cine, televisión o publicidad. Universal ha ganado un pleito promovido por los herederos de Bob Marley, que buscaban hacerse con los elepés que Island editó antes de 1978. Por tanto, ni una concesión: se consideran dueños de los discos ya que -aseguran- los artistas eran empleados contratados.

Se trata de un argumento cojo: los artistas no disfrutaban de nada parecido a un contrato laboral. Al contrario: pagaban, con sus futuras regalías, el coste de elaboración de sus creaciones. En realidad, las discográficas funcionaban -y funcionan- como un banquero tolerante pero implacable. Los artistas pedían (piden) dinero para grabar, girar, vestirse o mejorar su nivel de vida. Incluso con un éxito mundial, un grupo puede pasar meses en una relativa pobreza mientras sus millones transitan -lentamente- por las complejas cañerías del business. Eso viene bien a las discográficas: les da poder incluso sobre sus niños más díscolos (recuerden la dependencia de The Clash respecto a CBS). Los adelantos se pagan con royalties, pero eso no significa que, una vez liquidados, recuperen sus obras. Simplificando: aunque pagues la hipoteca, al final el piso sigue siendo del banco. La misma entidad que, además, determina cuánto debes.

Llegados a este punto, los disqueros ya no sonríen. Se niegan a reconocer el pecado original de la industria musical. Las convenciones universales que rigen el copyright parten de un congreso realizado en Roma en 1933. La Federación Internacional de la Industria Fonográfica se fundó en la Italia fascista por motivos inconfesables: como explica Donald Sassoon en su monumental Cultura. El patrimonio común de los europeos (Crítica, 2006), el Estado corporativista de Mussolini prefería potenciar las empresas culturales, finalmente más manejables que los artistas, tan caprichosos y rebeldes. Desde entonces, las reglas del juego favorecen nítidamente a discográficas y editoriales. Situación que puede empezar a cambiar si cunde el ejemplo de los “derechos de terminación”.

 

Se buscan músicos negros para la Filarmónica de Nueva York

Si hace unos días hablábamos de la disponibilidad de los archivos digitalizados de la Filarmónica de Nueva York en la web, hace también unos días el diario ABC nos sorprendía con el comentario acerca de algunos de los documentos de la orquesta, por los cuales parece ser que la Filarmónica de NY tuvo una época en la que buscaba expresamente músicos de color para su plantilla a raíz de la acusación de racismo de dos músicos negros. Revisando esta documentación se ve también cómo afectaron situaciones políticas a la orquesta, como fue el caso de la Guerra Fría entre EEUU y la Unión Soviética: Toscanini pensó que un ruso como Schostakovich sería un punto a favor de América frente a la URSS, pero finalmente el compositor rechazó la oferta.

La histórica entidad hace públicos sus archivos secretos, que pronto colgará en internet

En los años cincuenta los negros que tocaban o cantaban jazz en hoteles de lujo de Nueva York tenían que esperar su turno para actuar en el aparcamiento, porque las personas de su raza no eran admitidas fuera del escenario en esos establecimientos. Le llegó a ocurrir a la gran Billie Holiday. A finales de los años 60 la situación había dado un vuelco interesante: la Orquesta Filarmónica de Nueva York se había lanzado a una furiosa «caza» del músico negro, para no ser acusada de racista.

Esto es uno de los secretos que han salido a la luz al hacer públicos la Filarmónica sus archivos, como paso previo para colgarlos en internet. Una primera entrega de documentos, que abarcan desde 1943 a 1970, comprende 1,3 millones de páginas. Sucesivas oleadas cubrirán desde la fundación de la orquesta en 1842 hasta 1908, y de 1909 a 1943.

Lógicamente han decidido empezar por lo más sabroso, que incluye los años de gloria de Leonard Bernstein. También del movimiento de los derechos civiles. Fue en 1969 cuando dos músicos negros acusaron a la Filarmónica de racismo ante la Comisión para los Derechos Humanos de Nueva York, informa «The New York Times». La denuncia levantó polémica en todo el país y movilizó a poderosos lobbies antirracistas contra la orquesta.

Seguramente hubo en el caso algo de activismo judicial (el uso de los tribunales para promover causas políticas), ya que, aunque es verdad que por aquel entonces la Filarmónica tenía un único músico negro, eso no la convertía precisamente en una excepción. La mayoría de las grandes orquestas americanas estaban igual. Seguramente se eligió denunciar a la entidad neoyorquina por su visibilidad, no por considerar que fuera más racista que las demás.

Inocente de racismo

Puesta así en el disparadero, la Filarmónica contactó varias escuelas de música, buscando aspirantes negros debajo de las piedras. Llegó a tener un listado de candidatos que ocupaba siete páginas, y llamó a varios para audiciones. Tales esfuerzos quedan recogidos en los archivos que están a disposición del público desde esta semana. Por fin la orquesta fue declarada inocente de racismo deliberado.

A día de hoy la representación de negros en la música clásica sigue siendo ínfima

Otras curiosidades de la época son las turbulencias políticas con la Unión Soviética antes incluso de estallar formalmente la Guerra Fría. Shostakovich fue invitado por primera vez a dirigir la Filarmónica en 1942. La invitación procedía ni más ni menos que del maestro Toscanini, quien no ocultaba su intención de que el desembarco del ruso estrechara los lazos entre ambas naciones. Shostakovich respondió que estaba demasiado ocupado. El embajador americano en Moscú llegó a hacer una gestión con Stalin, de la que salió muy pesimista. La historia se repitió en 1961, pero esta vez Shostakovich alegó enfermedad. Nunca llegó a dirigir la Filarmónica de Nueva York.

Otro genio problemático resultó ser Glenn Gould, el excelso pianista canadiense que para muchos tenía línea directa con Bach, especialmente con las Variaciones Goldberg, pero cuya excentricidad en concierto podía retorcer los nervios de cualquiera. En mayo de 1962 Bernstein se lavó formalmente y por escrito las manos de cómo había interpretado Gould el «Primer Concierto Para Piano» de Brahms, ralentizando los tempos de tal modo que la crítica neoyorquina puso el grito en el cielo. Margaret Rockefeller, la viuda de David Rockefeller, pidió desde el patronato de la orquesta que no se volviera a llamar a Gould para la siguiente temporada. Finalmente pensaron que el escándalo de cancelar a un artista de tal renombre provocaría un escándalo todavía mayor, y mantuvieron la invitación. Pero Gould canceló en el último minuto.

Fuente: diario ABC

A %d blogueros les gusta esto: