Actividades de la JAM

La JAM (Jove Associació de Musicologia) es una asociación de jóvenes musicólogos/as, estudiantes de musicología o interesados en ella que tiene como objetivo organizar y promover actividades relacionadas con dicha disciplina en todas sus vertientes. Nacida en 2008, en su inicio estaba integrada por estudiantes y licenciados de l’Escola Superior de Música de Catalunya (ESMuC) y de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB). Entre las actividades que organiza , se encuentran las jornadas de estudiantes de musicologia y jóvenes musicólogos , la edición de este año, la número cuatro, lleva por título “De lo universal del sonido”, y tendrán lugar en laFacultad de Filosofía y Letras (Campus El Milán) de la Universidad de Oviedo (Asturias).

Dentro de la JAM, hay un grupo de “discusión e intercambio de inquietudes sobre temas musicales desde una perspectiva musicológica amplia y abierta que permita abordar cualquier hecho musical desde puntos de vista diversos. El objetivo de estos encuentros es crear un espacio de diálogo entre personas interesadas en la música y que quieran compartir sus puntos de vista.”, llamado De Watts. Estos encuentros tienen lugar un lunes de cada mes, de 19 a 20:30 en Espai Mallorca, en la c/ del Carme 55, en el barrio del Raval de Barcelona.

La última sesión actividad de De Watts, relacionada con la edición musical, es la conferencia que el próximo lunes 28 ofrecerá Francesca Galofré bajo el título “Edició musical i musicologia, una relació a construir?” (edición musical y musicología, ¿una relación para construir?). El resumen de esta charla, que podeis consultar en la página de la JAM pero que PdM os traduce a continuación, dice:

¿Qué sabemos desde el oficio de editor de música desde la formación musicológica? ¿Qué es el musicólogo dentro del mundo editorial musical? A partir de este hilo conductor, la editora Francesca Galofré, fundadora de DINSIC Publicacions Musicals, conducirá la próxima sesión de DeWatts dedicada a la actividad editorial musical en sus ámbitos principales: proceso de edición, circuito de la obra musical, contrato de cesión, formas de explotación de la obra musical, productos y servicios, producción, publicación, el mercado, la administración de los derechos musicales así como el aspecto empresarial del editor.

Anuncios

IV jornadas de Musicología: “De lo universal del sonido”

Logo jornadas

Logo IV jornadas de estudiantes de musicología

Con este título tendrán lugar, del 12 al 15 de Abril de 2011, las IV jornadas de estudiantes de musicología y jóvenes musicólogos de la Universidad de Oviedo (Asturias), en su Facultad de Filosofía y Letras (Campus El Milán). Las tres ediciones anteriores se celebraron en la Escola Superior de Música de Catalunya (2008 y 2009) y la Universidad Complutense de Madrid (2010).

Entre los temas de interés que se sugieren para los call papers, se encuentran los relacionados con los usos y significados de la música y medios audiovisuales y las aportaciones y revisiones críticas del patrimonio musical asturiano. Así que, si de entre los lectores hay algún musicólogo interesado en alguno de estos temas de entre los que ofrecen, podeis presentar vuestras comunicaciones hasta el día 31 de enero de 2011.


Según los propios organizadores, los objetivos de las jornadas son:

A la manera de los antiguos tratados filosóficos, bajo este título se busca la continuidad del espíritu de las anteriores Jornadas d e Estudiantes de Musicología y Jóvenes Musicólogos, […]. Para ello, hemos optado por una premisa básica: la de la interrelación estilística y el intercambio cultural como planteamiento estructural, favoreciendo así el contacto, por parte de la globalidad de los musicólogos, del conjunto de realidades sonoras que nos rodean y que forman parte de nuestra historia. Cada sesión buscará elementos comunes dentro del alto grado de especialización y diversificación presente en nuestra disciplina, tratando de reforzar la retroalimentación entre diferentes perspectivas y significados. Por otro lado, pretendemos promover especialmente la participación de nuevos musicólogos o estudiantes de musicología que estén interesados en el ámbito de la investigación y en el intercambio de ideas. Se trata, pues, de un punto de encuentro y de acercamiento a nuestro complejo patrimonio sonoro, partiendo de la interdisciplinariedad y buscando nuevas vías de in terpretación académica.

Podeis obtener más información aquí.

Artículo de opinión: “La madera de CEDRO”

FotocopiadoraHace un par de días encontré este artículo de opinión de Borja Costa en un periódico digital independiente llamado siglo XXI. En él, el articulista hace una refexión acerca de la posibilidad de fotocopiar las partituras por parte de intérpretes y estudiantes, algo que -creo- todos los estudiantes han hecho a lo largo de sus carreras.

Titlado “La madera de CEDRO”, hace una crítica sobre la posibilidad de “saltarse” los derechos de autor de quienes editan en formato papel al permitir la copia de las obras musicales y pedagógicas siempre y cuando se utilicen en el ámbito de los conservatorios.

Para quien sea absolutamente ajeno a esto, hay que decir que las partituras (aparte de ser aquello que guarda el sobrino de turno en el interior de la banqueta del piano junto con restos de bocadillo y la ficha del parchís que jamás nadie había vuelto a ver) suponen la vía más pragmática y seria – y completa – de transmisión de conocimientos musicales. Vitales en la enseñanza, en la formación, en la transmisión del conocimiento sonoro, no son aquello con lo que el amigo de greñas aprendió a tocar la guitarra en la playa: son una forma de lectura y escritura, sin más (ni menos). A pesar de que determinados géneros lo discutan de una forma pueril (el blues no puede escribirse, el folk no puede escribirse, el flamenco no puede escribirse, la música swahili con elementos senegaleses con ligera presencia de influencias del mambo no puede escribirse…), el método no pierde su valor: las limitaciones al lenguaje se las pone el que escribe, no el lenguaje en si mismo. Como ejemplo, valga el hecho de que los jazzistas españoles niegan siempre que el jazz pueda transmitirse en notación tradicional, mientras que sus homólogos norteamericanos, padres del género, lo hacen cada día (y venden millones de ejemplares de sus libros). Y es que todo esto sería como acusar a la matemática de no alcanzar a descubrir ciertas cosas, obviando la insuficiencia de los matemáticos. Recuerden: no todos los hispanohablantes son Cortázar.

Hay que decir también que en España tenemos una flagrante tradición respecto a estas partituras, que es la de no comprarlas. Es muy habitual, y lo ha sido siempre, oír eso de “¿Para qué te la has comprado? Haber preguntado, que yo te la fotocopiaba”. Bueno, miento, la cosa solía ser, al menos en mis tiempos (hace 5 años, no más, que salí del último conservatorio en el que me vi encerrado y sometido y aniquilado como animal pensante), “Tú eres idiota: fotocópiala”, aunque el sujeto no la tuviera. Y es que siempre hay alguien de quién copiar las cosas, siempre hay dónde copiarlas. Sin ir más lejos, en los mayores centros de enseñanza musical que sustentan su propia existencia en base a la disponibilidad de estas partituras: los conservatorios.

Podeis leer el artículo completo aquí.

A %d blogueros les gusta esto: