Aparece una valiosa carta de Beethoven en la que busca comprador para una partitura

Ludwig Van BeethovenFechada en 1823, está dirigida al compositor y arpista Franz Anton Stockhausen, y el compositor le pide que halle un comprador para la partitura de su obra «Misa solemnis», considerada una de sus obras más significativas

Una valiosa carta de Ludwig van Beethoven cuyo paradero se desconocía será presentada públicamente el próximo día 18 por el Instituto Brahms, al que le fue legada recientemente por su propietaria, anunció este lunes la institución en la ciudad de Lübeck.

La misiva tiene, según el director de la institución, Wolfgang Sandberger, un valor estimado entre 100.000 y 150.000 euros (127.400-191.160 dólares) y forma parte de la amplia colección que la pedagoga musical Renate Wirth (1920-2011), bisnieta del destinatario de la carta, ha dejado en herencia a la asociación del Instituto Brahms.

En el escrito, fechado en julio de 1823, Beethoven (1770-1827) pide ayuda al compositor y arpista Franz Anton Stockhausen para encontrar un comprador para la partitura de su recién acabada «Missa solemnis», considerada por el propio músico una de sus obras más significativas.

La carta, con una extensión de tres páginas -amarillentas y quebradizas por el paso del tiempo-, es la pieza más valiosa de la colección que la familia Stockhausen logró salvar de las dos guerras mundiales y que ocupa más de 20 cajas de archivo. Entre estos objetos de gran valor figuran partituras, ejemplares de ensayo, programas de conciertos, listas manuscritas del repertorio del Joachim-Quartet, quizás el cuarteto más importante de la época de Brahms, álbumes de fotos y una batuta de marfil del músico Julius Stockhausen.

Para el instituto, que no sólo investiga sobre Brahms sino también sobre todos los músicos de su entorno, este legado tiene un valor musicológico enorme, porque es un reflejo del papel que desempeñó la familia Stochkhausen. El hijo de Franz Anton Stockhausen, Julius (1826-1906), fue cantante y figura clave del género «lied» alemán, al ser el primero en interpretar junto a Brahms (1833-1897) los ciclos completos de «Die Winterreise» («Viaje de invierno») y «Die schöne Müllerin» («La bella molinera»), del compositor austríaco Franz Schubert.

La carta de Beethoven, enviada cuatro años antes de su muerte a Stockhausen a París, será presentada públicamente el miércoles de la semana que viene en el Instituto Brahms, con sede en el Conservatorio Superior de Música de Lübeck, en el norte de Alemania. La misiva, de la que sí se conocía una copia, podrá verse hasta el próximo día 29 en el museo del instituto.

Fuente: ABC

Hallan unas partituras musicales del siglo XVIII entre documentación notarial

La escrupulosa labor de archiveros e investigadores para escudriñar documentos y legajos depara a veces agradables sorpresas como el reciente hallazgo en el Archivo Histórico Provincial de Málaga de unas partituras musicales del siglo XVIII insertas entre protocolos notariales.
La aparición de estas partituras para guitarra barroca se complementa con el no menos sorpresivo descubrimiento de un dibujo en el que figura una mujer que parece aprender a tocar este instrumento.
“No sospechábamos que pudiera haber partituras, porque es extraño en archivos así, donde la documentación que se guarda es producida por la administración, y aún más extraño entre documentación notarial”, ha explicado a Efe la directora del Archivo Histórico Provincial de Málaga, Esther Cruces.
Para explicar el hallazgo se barajan dos hipótesis, la primera “que el propio escribano o alguien que trabajara en la escribanía fuera autor o aficionado a la música y, cuando cosió este protocolo, insertara las partituras”.
La segunda hipótesis es que se trate de “música que se interpretaba cuando se recaudaba la Bula de la Santa Cruzada, porque es música popular, no sacra”, ha apuntado la directora del Archivo Histórico.
Las partituras, que están datadas entre los años 1708 y 1722, se encuentran en un delicado estado de conservación, porque “la tinta con la que se hizo el pautado tenía mucho hierro y ha quemado el papel, y éste al estar plegado tanto tiempo también presenta roturas en los dobleces”.
Las partituras y el dibujo, protagonistas en enero de la exposición “El Documento del Mes” en el Archivo de Málaga, serán próximamente digitalizados, y se pretende acometer también su restauración.
Esta música podría ser interpretada durante la procesión de la Bula de la Santa Cruzada, que se celebraba en todas las ciudades a comienzos de febrero.
Estas bulas fueron privilegios e indultos expedidos por el Papa a favor de los reyes y reinos de la Península Ibérica, y consistían en la cesión a los monarcas por parte del Pontífice de la recaudación de las limosnas y aportaciones de los fieles cristianos para hacer frente a la guerra contra los infieles.
Para los cristianos, la Bula de Cruzada suponía la concesión de indulgencias, gracias especiales, exenciones matrimoniales y otros beneficios espirituales que se obtenían mediante una aportación económica.
Por ejemplo, los Reyes Católicos obtuvieron una Bula de Santa Cruzada en 1483 para financiar la guerra de Granada, y en 1509 se creó para recaudar los fondos el Consejo de Cruzada, que tenía representantes en algunas ciudades como Málaga, para lo que existían las escribanías de la Santa Cruzada.

Fuente: La Razón.es

Encuentran una partitura compuesta por Mozart con 8 años

Una primera edición de una partitura que Wolfgang Amadeus Mozart escribió con 8 años durante una estancia en Londres fue descubierta por una voluntaria de la ONG Oxfam en una tienda de ropa y objetos de segunda mano en la localidad de Reading (sur de Inglaterra). La voluntaria, Elestr Kee, música ella misma, vio rápidamente el nombre del compositor de Salzburgo al pie de la partitura, que alguien había donado a esa ONG dedicada a la lucha contra la pobreza.

Llevaba una dedicatoria en francés a la reina Carlota, esposa de Jorge III de Inglaterra, que reinó entre 1738 y 1820, y en ella se mencionaba el contenido: «Seis sonatas para clavicordio». Sotheby’s confirmó que la partitura descubierta era una primera edición de una composición que creó Mozart en la capital británica en enero de 1765. «Es una edición muy temprana de Mozart», confirmó Simon Maguire, especialista de manuscritos musicales de Sotheby’s, que la subastará junto a otros objetos musicales próximamente.

Gira de niño prodigio

Según Maguire, «es una de las primeras cosas que escribió Mozart cuando recorría Inglaterra como parte de su gira de niño prodigio».

El experto de la casa de subastas dijo que sólo conoce otra copia similar a la ahora descubierta y agregó que existen algunas variantes, por lo que son una decena las actualmente conocidas. Maguire explicó que la partitura no está perfecta, sino que le falta una parte de una de las hojas, lo que reduce su valor a unos 3.360 euros, sobre todo al no tratarse de un manuscrito autógrafo del compositor.

Mozart llegó a Londres el 23 de abril de 1764 y abandonó la capital el 24 de julio del año siguiente. En Londres trabó amistad con Johann Christian, hijo del gran Johann Sebastian Bach, con el cual dio conciertos para piano a cuatro manos.Durante su estancia en esa capital, Mozart compuso también dos sinfonías para su estreno en Londres y tocó además en dos ocasiones en presencia de Jorge III y la reina Carlota.

Fuente: diario ABC

La película sonora más antigua la protagonizó Concha Piquer

Alexander Lee De Forest (1873-1961) fué un inventor nacido en Iowa que, entre otras muchas cosas como un micrófono, altavoces, aparatos de televisión… patentó un sistema para grabar películas sonoras llamado Phonofilm, el cual presentó en 1923 en el Teatro Rivoli, de Nueva York. Y… ¿qué eligió este americano para mostrar su proceso de captar imagen y sonido a la vez? A una joven Concha Piquer.

Concha Piquer

Doña Concha Piquer

La película dura sólo 11 minutos. En ella, la artista valenciana canta un cuplé, una jota aragonesa y un fado luso (Ainda mais), por lo que además de ser la primera película sonora en español también lo es en portugués, y ha arrebatado el primer puesto a la que hasta ahora se creía la primera película sonora, “The jazz Singer” (Alan Crosland, 1927).

Televisión Española emitió hace dos días -el 4 de noviembre- un documental cuyo guionista es la persona que ha logrado traer este documento audiovisual a España: Agustín Tena. A partir de un dato en la biografía de la cantante, siguió la pista hasta ir a parar a  la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, Tena buscó en IMDb (The Internet Movie Database) -la mayor y más conocida base de datos de películas- y viajó hasta los Estados Unidos para localizar al que se pensaba era su poseedor, quien le informó que la había donado a la Library of Congress. La biblioteca cedió los derechos -según Tena, por una razonable cantidad de menos de 6.000 euros- para crear este documental, una copia del cual será entregado a  la Filmoteca Española.

Las bibliotecas siempre están ahí… para grandes o pequeños descubrimientos. Aunque este hallazgo no ha sido un descubrimiento insólito, ya que se conocía la existencia de esta película, hechos como este hacen ver que por mucho que avancen las tecnologías -cosa que me parece necesario- las bibliotecas y los fondos más o menos antiguos que albergan seguirán siendo imprescindibles para hacer nuestra historia.

Clicando en este enlace a Rtve podeis ver el documental -de una hora de duración- que se emitió el día 4. Y para saber más, he seleccionado algunos artículos en periódicos digitales: Las Provincias, Diario de Córdoba y ABC.

A %d blogueros les gusta esto: