Entrevista a Jon Bagües por los 40 años de Eresbil

Jon Bagües

Jon Bagües

Uno de los mitos de cumplir años es que con los 40 llega la crisis. Sea cierto o no, parece que a Eresbil-Archivo Vasco de la Música no le afecta demasiado esto de ser “cuarentón”, ya que llega a esta cifra con buen aspecto, buena salud y sin crisis, o mejor dicho, capeando a la perfección la que actualmente nos está cayendo a todos, tengamos la edad que tengamos.

Sobre los trucos que Eresbil tiene para tener esta buena salud, habló Jon Bagues, su director, en una entrevista en radio televisión vasca Euskal Irrati Telebista y que puedes ver íntegro clicando en la imagen. No es demasiado habitual que en un medio de comunicación se entreviste al responsable de una biblioteca o archivo, así que en este caso nos alegra por partida doble.
Si hoy por hoy pasamos por un momento difícil para el mundo de las bibliotecas y archivos, para los musicales no lo es menos. Eresbil saca adelante un proyecto que nació en 1974 dentro de la la semana de la música vasca Musikaste, que comenzó un año antes y para la que una de sus intenciones era la “creación de un Archivo-Biblioteca-Fonoteca, que contenga toda la música de los compositores de todos los tiempos en nuestro pueblo, sus escritos de temas musicales y las versiones grabadas de sus obras, incluido el folklore”. Así, se crea Eresbil (contracción de Euskal Ereslarien Bilduma), que en la actualidad cuenta con 10 personas que trabajan con cualquier documento relacionado con la música.

Desde su creación se ha nutrido, en una parte importante, de diferentes donaciones y depósitos de fondos, con lo que podemos pensar que (aun con mucho esfuerzo) se puede hacer un importante trabajo sin necesidad de grandiosos presupuestos. El País Vasco ha demostrado ser muy consciente de su patrimonio musical y que necesita de Eresbil para conservarlo, así que como Fundación, continúa contando con el compromiso de sustento por parte del ayuntamiento de Errentería, de la Diputación y del Gobierno vasco, con lo que su supervivencia está garantizada, afortunadamente.

Jon llevó a la entrevista diversos tipos de documentos interesantes o curiosos, como algún disco censurado en los años 70, rollos de pianola, vinilos con un diseño especial, partituras, programas, recortes de prensa… Además, entre otras cosas habló del trabajo de digitalización con fines de conservación y difusión permite escuchar grabaciones antiguas de música y compositores vascos desde la web de Eresbil.

En definitiva: no os perdáis esta entrevista a Jon Bagües para conocer no solo este centro en particular, sino también para hacerse una idea de en qué consiste el trabajo de los documentalistas musicales en un archivo de estas características, tanto con el documento musical “analógico” como con el digital, sus tareas para conservar los fondos, aumentar la colección, elaborar catálogos y bases de datos, servicios a usuarios…

Anuncios

Eresbil cierra 2013 con 216.000 documentos y ocho nuevos fondos

Logo Eresbil
El Archivo Vasco de la Música, Eresbil, cerró el año 2013 con un total de 216.206 documentos, a los que añadirá unos 26.000 más procedentes de ocho nuevos fondos ingresados durante ese ejercicio pero que aún están por clasificar y catalogar.
El director de Eresbil, Jon Bagües, ha hecho hoy [13 de enero] balance de las actividades del archivo musical durante el año pasado, en una rueda de prensa en San Sebastián en la que ha dicho que la entidad ha compensado la merma en su “capacidad de adquisición”, fruto de “los recortes” presupuestarios, con las donaciones y los intercambios con otras instituciones.
Del total de documentos inventariados al finalizar 2013, destacan los 102.221 audiovisuales y las 79.222 partituras que acumulan sus archivos, que completan sus colecciones con 18.012 libros, revistas y otras publicaciones, y 16.751 registros documentales de cartas, fotos, programas o carteles, entre otros.
Bagües ha explicado que los ocho nuevos fondos donados o cedidos a Eresbil el pasado año no han sido contabilizados en el balance anual debido a que tienen un “abultado volumen”, que requerirá un trabajo de “varios años”.
Entre ellos, destaca por su tamaño el archivo sonoro de Herri Irratia, que abarca unos 23.000 documentos y constituye la tercera fonoteca de radio que gestiona Eresbil.
La relación se completa con el fondo de Ruperto Iruarrizaga, con interesantes manuscritos; el de la Familia Zabala, de pequeño tamaño pero con composiciones poco frecuentes; el archivo personal del organista navarro José Menéndez, el fondo de Manuel Zubillaga y la colección de la Editorial Ezkila.
La cooperación que el archivo vasco mantiene con otras entidades, ha dado como fruto la recepción de ediciones y publicaciones procedentes de instituciones como el Museo Nacional de la Música y la Casa de las Américas, de La Habana; el Centro de Documentación Musical de Andalucía; las bibliotecas Nacional y de Catalunya, o la Escuela Superior de Canto de Madrid, además las producciones de las discográficas vascas Baga-Biga, Elkar y Moskito Rekords.
En cuanto a las partituras, de las cerca de 80.000 acumuladas al finalizar 2013, un total de 30.872 pertenecen a compositores vasos y navarros, de las que aproximadamente la mitad están dedicas a la voz y 730 son creaciones nuevas ingresadas ese ejercicio.
Bagües ha subrayado el aumento de los accesos a Eresbil por Internet, con casi 100.300 visitas a su web en 2013, un 14,5 % más que el año anterior y con usuarios procedentes de 50 países, entre los que destacan Estados Unidos (37 %) y España (26 %).

Eresbil aumentó sus fondos en 2900 nuevos materiales durante 2011

Jon Bagües en Eresbil. Foto   JOSE MARI LOPEZEresbil alcanzó a finales del año pasado la cantidad de 209.047 documentos inventariados, tras incrementar su fondo en 2.879 nuevos materiales.

El Archivo Vasco de la Música Eresbil sigue su progresión en la recopilación de todo tipo de documentación relacionada con músicos vascos. Tras las aportaciones del año pasado, en estos momentos cuenta con 99.979 documentos audiovisuales y 76.146 partituras, complementando la colección 17.200 documentos de biblioteca, que incluyen libros, revistas y micro firmas, y 15.722 registros de documentación variada como cartas, fotografías, programas, carteles…
En el ejercicio del año pasado, cuyo balance ha presentado esta mañana el director del archivo Jon Bagüés, se recibieron donaciones de la pedagoga Luchy Mancisidor, de la cantante y directora Nekane Lasarte y de la violonchelista María Lourdes Goiti de Verkos.
Bagüés ha indicado que Eresbil se quiere sumar a la celebración del centenario de la construcción del Teatro Victoria Eugenia de San Sebastián con la recopilación del mayor número posible de programas de mano de las distintas actuaciones que han tenido lugar en este recinto en este siglo de existencia. Respecto a este año también ha señalado que la difusión de la obra de compositor Francisco Escudero centrará buena parte de los esfuerzos de Eresbil.
Información y vídeo-reportaje en el periódico digital Diario Vasco

 

Un incendio daña a Eresbil, el Archivo Vasco de la Música

Un importante incendio afectó ayer de manera considerable a la cervecería Gambrinus, que se encuentra ubicada en la Plaza Xabier Olaskoaga, dentro del complejo del Centro Comercial Niessen, en pleno centro de la villa.
El incendio se produjo sobre las dos y media de la madrugada y obligó a intervenir a los bomberos, que ante la gran altura que alcanzaron las llamas, desalojaron por prevención a los vecinos de los edificios colindantes de la calle Alfonso XI y que no sufrieron daños. Sus viviendas sólo se vieron afectadas por el humo.
El fuego afectó especialmente a la entrada de la cervecería y parcialmente a la cubierta de pvc colocada hace varios años para que los baserritarras puedan realizar sus ventas de productos aún en el caso de que llueva, que quedó destruída en su mayor parte, así como uno de los letreros del establecimiento de Telepizza, también situado al lado de Gambrinus.
Las oficinas ubicadas en la parte superior de la cervecería, y que están vacías, también se vieron afectadas por las llamas, así como el techo de los callejones que desembocan en la citada plaza.
Rafael Fernández, propietario de la cervecería, señaló ayer que le avisaron del incendio a las 4 de la madrugada y que desconocía el origen del fuego «ya que me han dicho que tienen que investigar el mismo», si bien todo apunta a que comenzó cerca de la puerta de entrada.
El abundante humo provocado por el fuego también se extendió a los edificios colindantes y el Archivo de Música Eresbil sufrió daños menores, al mancharse el suelo de la planta baja y de la primera planta de hollín, así como algunos de los ejemplares que tras registrarse en estas dependencias esperan para ser archivados de forma definitiva.
El responsable del archivo Jon Bagüés, dijo que afortunadamente no se había dañado ningún documento y tan sólo será necesario acometer tareas de limpieza para volver a dejar todo en las mismas condiciones.
La planta alta del Conservatorio de Errenteria Musikal colindante con el establecimiento quemado también sufrió algunos daños provocados por el hecho de que los bomberos tuvieron que abrir el techo para dar salida al humo y utilizaron abundante agua que mojó dos de las aulas, según explicó su director Jon Berruezo.

Fuente: diariovasco.com

Foro abierto sobre documentación musical

El Centro de Documentación Musical de la Biblioteca Nacional de Colombia y la Facultad de comunicación y lenguaje de la Pontificia Universidad Javeriana con el apoyo del Instituto Valenciano de la Música (IVM), convocan el Foro abierto sobre: Documentación musical, Prácticas de catalogación, documentos inéditos, experiencias, aplicaciones, perspectivas y proyectos en España y América Latina, mediante videoconferencia desde Bogotá los días 13 y 14 de Junio de 9:00 a.m. a 12:00 p.m.

Se contará con la participación de especialistas internacionales:

Jon Bagüés (España)

Adrián Sánchez (México)

Veronique Ginoues (Francia)

Margarida Ullate i Estanyol (España)

Alba Sala (España)

Juan Mullo Sandoval (Ecuador)

Presentación

Grandes volúmenes documentales que registran la actividad musical permanecen acumulados y sin procesar. Materiales como manuscritos musicales, programas de mano, misceláneas, y testimonios de vida, usualmente no suelen ser objeto de la labor de especialistas formados en bibliotecología o en la disciplina musical. Si bien existe un gran interés respecto a que esta información se recupere, sea procesada, se incluya y circule por las redes de información, lamentablemente, el ingente volumen de documentos, la dificultad de encontrar especialistas con conocimiento y competencias específicas, la ausencia de herramientas técnicas cualificadas y los altos costos, hacen lento, difícil e inseguro el proceso.  Además, los soportes en los cuales se encuentra esta información en su mayoría resultan ya obsoletos y requieren para su recuperación y uso operaciones de transferencia a tecnologías digitales, asegurando una cadena de conservación y difusión que los haga visibles.
 

Ante la constatación de la cantidad del material acumulado y la inminencia de los riesgos técnicos de preservación y la evolución tecnológica, este proceso sea hecho urgente. Para garantizar su consecución es necesario fortalecer la formación de profesionales tanto en los aspectos bibliotecológicos cómo en aquellos específicos de la disciplina musical, de manera que conozcan las herramientas técnicas y puedan comprender los contenidos asumiendo todos los retos que la documentación musical sonora, escrita y audiovisual (especialmente la inédita) representa.
 

El Centro de Documentación Musical ha venido adelantando una serie de acciones encaminadas a apoyar y fortalecer el tratamiento técnico documental de las memorias sonoras y de la música escrita, sonora y audiovisual, en especial aquellas fijaciones inéditas. Lo anterior de manera que este material reciba un manejo adecuado como documento patrimonial. Asimismo ha promovido el fortalecimiento institucional de la documentación musical en Colombia mediante proyectos piloto y la organización de redes, un proceso lento, técnicamente exigente y complejo; por ello se considera fundamental conocer otras experiencias, sus entornos institucionales, sus perspectivas, los procesos técnicos y organizativos que han efectuado y los proyectos que los enlazan.

En el presente año y en continuidad con los procesos adelantados, realizaremos un “Foro abierto sobre documentación musical, prácticas de catalogación, documentación inédita, experiencias técnicas, investigativas, aplicaciones, perspectivas y proyectos” que tendrá lugar por enlace virtual previa inscripción.

A quién está dirigido

Este Foro abierto convoca a todos los centros de documentación musical en Colombia, bibliotecas, entidades de formación en bibliotecología y en música, así como a todas aquellas personas que laboran directamente en colecciones documentales musicales, a directores, coordinadores, investigadores, e integrantes de las áreas técnicas y de servicios.

El objetivo

Compartir y proyectar un diálogo sobre experiencias, conocimientos y desarrollos en documentación musical con entidades y personas en otras latitudes, con el fin de fortalecer la institucionalidad de la documentación musical en Colombia, así como también el tratamiento técnico documental de las memorias documentales de la música como documento patrimonial contribuyendo a su conservación y difusión.

 El link de acceso para los participantes se enviará el día 12 de junio, y  para participar es necesario rellenar la solicitud de inscripción en el siguiente enlace: http://www.bibliotecanacional.gov.co/formularios/view.php?id=5

Fuente: Biblioteca Nacional de Colombia

Los fondos de Eresbil siguen creciendo.

Logo EresbilRuth Pérez de Anucita para noticiasdealava.com

Eresbil, el Archivo Vasco de la Música,  se mueve entre dos universos: lo que tiene de archivo implica su trabajo invisible, paradójicamente silencioso; lo que tiene de música implica resonancia, algo que debe ser escuchado. Por eso ayer, Jon Bagüés, director de la institución, precisó media hora para confeccionar un “resumen muy breve” del balance del último año del Archivo Vasco de la Música. Cualquiera que haya intentado hablar en público durante diez minutos sabe que no es sencillo llenarlo con frases impregnadas de sentido. Pero la ingente labor de Eresbil compone un discurso afinado.

El archivo ya cuenta con más de 200.000 documentos, casi 3.000 captados en 2010, de los cuales casi 600 son nuevas partituras. El núcleo pertenece a compositores vascos, como también reflejan las novedades: los documentos donados por la Escuela de Música de Eibar, propiedad del músico Juan Echániz Urruzuno, el conjunto de partituras que la familia Aramburu utilizó durante más de un siglo en Usurbil o los originales de las creaciones de la compositora irundarra Sara Soto. También cuenta con la complicidad de los intérpretes; la cantante y directora Nekane Lasarte y el organista e investigador Esteban Elizondo, o la pedagoga Luchy Manzisidor.

Entre sus joyas más recientes, el archivo ha ingresado dos volúmenes de partituras poéticas del monarca de Navarra Thibaut de Champagne, conocido como el rey trovador, recogidas en una edición parisina de 1742. Aunque ese sea el corazón del proyecto, los intereses de Eresbil no se circunscriben al universo vasco; también preserva ahora las obras completas para órgano de Vierne y una colección del Renacimiento siciliano.

Entre los bienes literarios destacan los libros dedicados al compositor Nemesio Otaño y a la música en la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, de José Mari Aycart, y entre los audiovisuales, la 3ª Sinfonía de Illarramendi y Lilularik ez de Iñaki Salvador Trio.

Eresbil no se dedica a custodiar documentos, sino que también se preocupa de promover su difusión, como muestra el caso de las obras recuperadas de Andrés Isasi. Por una exposición en Zarautz, los responsables del archivo supieron de unos negativos fotográficos que contenían partituras del músico vizcaíno. Las pesquisas desembocaron en la localización en casa de un coleccionista de 33 cristales que Isasi, amante del canto de los pájaros, la poesía y también de la fotografía, probablemente utilizó no para obtener imágenes artísticas sino como experimentos para conseguirlas. Gracias a estas pruebas se han rescatado composiciones inéditas de un artista que vivió hacia dentro.

En el ámbito de la divulgación y los descubrimientos se inscribe asimismo la beca Juan Zelaia Letamendia, que promueve la investigación en torno al euskera y la música. Este año dispondrá de su propia web y convocará la quinta edición, mientras el jurado analiza el trabajo del ganador de la cuarta, firmado por Varun de Castro Arrazola y que lleva el título definitivo de Doinuen hitzak, hitzen doinua: Euskal abestien prosodia aztertzeko proposamena.

A %d blogueros les gusta esto: