Los rayos X recuperan compases perdidos de la ópera Medea

Parte tachada en Medea, de Luigi Cherubini.

Ocultas durante dos siglos, las notas finales de la ópera Medea, de Luigi Cherubini, ha sido reveladas gracias a la aplicación de rayos X en la partitura, en el SLAC National Accelerator Laboratory de la Universidad de Stanford.

Por lo visto, cuando en su momento los críticos se quejaron de que las tres horas de duración de la ópera eran demasiadas, Cherubini eliminó la parte del aria “Du trouble affreux qui me dévore”. Compás por compás, los rayos X han sacado a la luz el final de  esta partitura (escrita en 1797) que estaba tachada con carboncillo. La técnica de rayos X empleada por la Universidad de Stanford detecta el hierro y el zinc de la tinta y hace que emitan fluorescencia, mientras que los restos orgánicos del carbón se tornan  “transparentes”.

Leer la noticia completa en Mercury News.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: