• Visita número…

    contador para blogger
  • Categorías

  • Este blog habla de…

  • Hasta hoy, hemos compartido…

  • Archivo de posts

    junio 2021
    L M X J V S D
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
  • Leen PdM desde…

    Visit http://www.ipligence.com

Isabel Villagar: “El sector de la música peca de falta de unión”

Hoy compartimos un texto elaborado por la soprano valenciana Isabel Villagar, que nos ha hecho llegar con la intención de poner en valor la enseñanza musical, reflexionar sobre la necesidad de unión entre los diversos actores relacionados con la música, y su preocupación por lograr una equiparación en cuanto a la cultura musical al nivel de los países europeos más adelantados. Seguro que estamos todos de acuerdo con ella.

Isabel Villagar

Isabel Villagar

Considero necesario dar visibilidad a la realidad de la educación musical de este país y a la realidad de los profesionales de la música. La situación actual es indignante y propia de un país subdesarrollado.

El sector de las artes en general y de la música en particular peca de una falta de unión. Hay que hacer un esfuerzo muy grande para cohesionarse y permanecer unidos y para ello ayuda que se dé el paso de pertenecer a asociaciones profesionales, en mi caso soy delegada de dos.

Intento no alarmar sino plantear una realidad objetiva, hacer pedagogía es parte del trabajo y poner en evidencia los problemas es el primer paso para comenzar a solucionarlos.

La cuestión es que ni los propios músicos saben que tienen graves problemas porque no han mirado mas allá de su día a día.

Mayor cohesión del sector para poder tener una industrias culturales fuertes es importante pero sin la ayuda y apoyo de las administraciones públicas es imposible realizarlo. Éstas no hacen mucho caso si no hay suficiente masa social que lo reivindique. En algún momento hay que romper la serpiente que se muerde la cola.

Más becas a los estudiantes de música y para la adquisición de instrumentos musicales, educación musical en la Constitución, música moderna en los conservatorios públicos y escuelas de musica públicas, reconocimiento profesional de los estudios de música, cualificaciones profesionales, mayores oportunidades al inicio de las carreras de los músicos, que los conservatorios se adhieran plenamente a las universidades, reducción del Iva cultural, mejora de la consideración social del musico…

Hay mucho por hacer pero es totalmente factible, no es sueño sino objetivos a cumplir en el menor plazo posible para equipararnos a Europa y no perder el tren del progreso cultural, que tan ligado va al económico, si no será uno de sus vagones de tiro fundamentales!

Isabel Villagar

www.isabelvillagar.com
www.vocalcenter.es
www.labrujuladelcanto.com

La catalogación de obras musicales (II) vista por una estudiante de Documentación

Al igual que la semana pasada Oli García nos habló del aprendizaje de la catalogación de documentos musicales a colación del Curso del COBDCV, hoy Marga Jaume hace lo propio, esta vez desde el punto de vista de una estudiante de Documentación. Marga está finalizando este año sus estudios de la Licenciatura en Documentación en la Universidad Politécnica de Valencia. Ha crecido en un ambiente musical, y es consciente de que la gestión de la documentación musical es una potencial e interesante salida profesional para los titulados en Documentación.

Marga Jaume

Marga Jaume

Después de la introducción al curso, a cargo de Luisa Tolosa, miembro del COBDCV, todos los participantes expusieron sus conocimientos en las materias de Documentación y Música. En mi caso, soy diplomada en Biblioteconomía y Documentación y estoy terminando la Licenciatura en Documentación. Mi formación musical consiste en estudios de Grado Medio realizados en el Conservatorio Profesional de Música de Valencia.

Durante la primera sesión se mostraron los principales archivos, bibliotecas, asociaciones y proyectos de difusión en documentación musical tanto nacionales como internacionales. También se trataron las nociones básicas de música para la catalogación de este tipo de documentos. Más tarde se trató la descripción de música notada teniendo en cuenta las ISBD consolidada y las Reglas de Catalogación.

Se mostraron asimismo las principales diferencias entre la catalogación de obras impresas y manuscritas, realizándose prácticas de catalogación sobre estos tipos de documentos a medida que se realizaba el curso. Precisar que todos los materiales utilizados así como la información necesaria fueron facilitados por la organización del curso.

Las profesoras Clara Costa García y Àlida Reig Moltó, del Institut Valencià de la Música, demostraron, además de su profesionalidad en el campo, una gran cordialidad y atención en el trato. Igualmente resultaron muy provechosas las dos visitas realizadas tanto al Archivo musical de la Catedral de Valencia como al Archivo Musical del Patriarca (Real Colegio Seminario del Corpus Christi).

Por todo lo anterior se puede decir que el tiempo pasó volando y que nos hubiera venido bien disponer de más tiempo para tratar toda la casuística existente en catalogación tanto de música notada como sonora. Quedó clara en las diversas sesiones la necesidad en nuestro país de profesionales formados, no solo en el campo de la documentación, sino también de la música, pues así lo requiere el enorme patrimonio falto todavía por estudiar.

 Tengo que agradecer al COBDCV la realización de este tipo de cursos y animarles a nuevas ediciones. Por supuesto, también felicitar a Cristina Martí, autora de este blog (el cual fue nombrado en el curso por su aportación a la documentación musical) y darle las gracias por dejarme aportar mi granito de arena a Papeles de Música.

 Desde aquí, doy las gracias de nuevo a Marga por su colaboración, y espero que nos mantenga informados de sus avances en cuanto a su formación como documentalista musical.

La catalogación de obras musicales (I) vista por una estudiante de Musicología.

La semana del 25 al 29 el Col.legi Profesional de Bibliotecaris i Documentalistes de la Comunitat Valenciana (COBDCV) organizó el Curso de Catalogación de Obras Musicales, con Clara Costa y Àlida Reig -del Instituto Valenciano de la Música- como profesoras. Pregunté a dos de las alumnas si les gustaría escribir unas palabras que recojan su opinión sobre el curso, y han accedido encantadas, lo cual les agradezco muchísimo. Aprovecho para comenzar una apartado de Invitad@s, en el que se irán recopilando todas estas participaciones. Desde aquí os animo a que si quereis escribir sobre algún tema relacionado con Bibliotecas, Archivos, Centros de Documentación, Colecciones… musicales, y os gustaría compartirlo, no dudeis en poneros en contacto conmigo: papelesdemusica[arroba]gmail.com.

Así que vamos a conocer dos puntos de vista sobre el aprendizaje de la catalogación de documentos musicales de dos estudiantes de disciplinas diferentes: Marga Jaume, una estupenda estudiante que ha finalizado este año sus estudios de la Licenciatura en Documentación en la Universidad Politécnica de Valencia (la podreis leer el martes que viene) y Oli García, una simpática gaditana que ha finalizado este año el Grado Musicología en el Conservatorio Superior de Música de Sevilla y que ha tenido sus primeros contactos con archivos musicales durante sus estudios. Esta última nos escribe hoy sobre su experiencia con el curso, y la tercera invitada (día 24 de julio) nos hablará de la sesión de bases de datos y digitalización del 19º Congreso de la International Musicological Society, finalizado hace sólo unos días.

Oli García López

Hace dos semanas, aprovechando que acababa de terminar las últimas asignaturas de mis estudios de Musicología en el Conservatorio Superior de Sevilla, y en vísperas de un verano concentrada en finalizar mi trabajo fin de carrera que, entre otras cosas, incluía el catálogo de las obras musicales de un compositor, me fui a Valencia al curso relacionado con el tema que organizaba el COBDCV. Ni que decir tiene que estoy encantada de poder compartirlo con el resto de lectores de Papeles de Música, y así colaborar con este blog, que confieso: ¡Me tiene enganchada!

La catalogación de obras musicales es un tema que interesa mucho a los musicólogos, pues antes de emprender cualquier tipo de estudio sobre un repertorio musical concreto, ya sea de un compositor o de una institución (véase catedrales, conventos), en primer lugar es necesario catalogarlo. El principal problema con el que se suele topar la mayoría de musicólogos es su falta de conocimientos de catalogación, algo que, en mi humilde opinión, habría que intentar subsanar. Por eso me parece genial que estén empezando a surgir iniciativas como ésta o como la creación del Máster Propio “Gestión de la Documentación Musical” en la UAM, que apuestan por este tipo de formación.

Y es que cada vez se hace más evidente la necesidad de especialistas en este tema, pues muchos son los archivos y bibliotecas que disponen de gran cantidad de música notada, por no hablar de los propiamente musicales como el Archivo Vasco de la Música Eresbil (Rentería) o el Archivo Manuel de Falla (Granada), entre otros, sin olvidar, por supuesto, las propias bibliotecas de los Conservatorios de Música. Para todos ellos se precisa personal que aúne conocimientos musicales y de documentación, por lo que cada vez se hace más urgente el desarrollo de la disciplina Documentación Musical en nuestro país.

Dejando de lado la importancia del tema, que no creo que ninguno de los lectores de PdM ponga en duda, pasamos a hablar propiamente del Curso de Catalogación de Obras Musicales impartido en Valencia del 25 al 29 de junio.

Sinceramente, todo son palabras de elogio para las profesoras Clara Costa y Àlida Reig, ambas del Instituto Valenciano de la Música, quienes en apenas 20 horas de clase fueron capaces de exponer con claridad y eficacia las pautas a seguir en la catalogación de música notada. Sin embargo, lejos de haber sido una exposición teórica sin más, cada explicación venía acompañada de casos prácticos, e inevitablemente interrumpida, para fortuna de todos, con cientos de preguntas que destapaban las múltiples posibilidades de casuística existentes. Y digo para fortuna de todos, porque todos hemos aprendido enormemente con cada pregunta que se salía del guión, a la que las profesoras respondían amable e incansablemente, llegando incluso a dar lugar a interesantes debates.

Las prácticas con partituras impresas y manuscritas, que realizábamos en pequeños grupos previo a la puesta en común con el resto, nos han mostrado las dificultades que se plantean a la hora de catalogar este material tan especial. Y después de este breve pero intenso curso, creo que todos estamos en condiciones de afrontar esta tarea.

Como colofón, el último día del curso tuvimos el placer de visitar el archivo musical de la Catedral de Valencia guiados por el padre José Climent i Barber, y también el del Real Colegio Seminario del Corpus Christi o del Patriarca. Ambos centros, además de custodiar manuscritos y cantorales de gran valor -que tuvieron la amabilidad de dejarnos ver-, nos permitieron hacernos una idea de la realidad del trabajo como documentalista musical y su importante labor dentro de la conservación y difusión de nuestro patrimonio musical tan desconocido.

Muchas gracias a Oli, esperando que continúes con ese entusiasmo y sin perder de vista la importancia que las técnicas documentales tienen para los que estudian las fuentes musicales.

Opinión: la extensión del copyright de las obras musicales en la UE a 70 años es una burla a los europeos

Según Canarias Actual

Hoy lunes 12, el Consejo de Ministros de la Unión Europea ha aprobado sin debate la extensión del copyright de las obras musicales en la UE a 70 años, desde los 50 actuales. Como ocurre habitualmente con las decisiones que se refieren a asuntos de copyright, la decisión se ha tomado aprovechando la distracción que generan problemas mucho más acuciantes, y al final de un proceso plagado de secretismo e irregularidades de todo tipo.

El lobby de las productoras y distribuidoras musicales sólo ha podido forzar esta decisión tras el repentino e inesperado cambio de opinión de unos parlamentarios de Dinamarca. Como de costumbre en este tipo de asuntos, los parlamentarios españoles votaron al dictado de la embajada norteamericana.

Los únicos beneficiarios de esta decisión son quienes la han promovido y, durante casi una década, han presionado por todos los medios al alcance de sus bolsillos a los parlamentarios europeos: las grandes productoras y distribuidoras multinacionales de música. Los perjudicados por la decisión son, por un lado los consumidores europeos, que deberán pagarles este extra a la industria, y por otro los propios músicos y todos los que participan en el proceso de creación de una canción, que se ven abocados a seguir sosteniendo un modelo negocio injusto, y completamente obsoleto.

Cuando estaban a punto de pasar al dominio público las primeras obras de artistas universales como, por ejemplo, los Beatles, las discográficas han decidido ahorrarse el esfuerzo de repensar su negocio, embolsándose el dinero que pretenden sacarles a todos los europeos con esta incomprensible decisión de sus señorías, parapetadas en sus escaños de Bruselas, ajenas a la realidad.

Lo más absurdo de esta medida es que probablemente conseguirá justo lo contrario de lo que pretende. Cuando cualquier usuario de internet puede descargarse gratuitamente la música grabada por los Beatles entre 1962 y 1970 con este archivo no es de esperar que los internautas se queden cruzados de brazos viendo cómo las productoras y distribuidoras multinacionales se dedican a cambiar a su antojo sus leyes y derechos.

El Partido Pirata se opone frontalmente a esta decisión que lesiona los derechos de los ciudadanos de la UE, que desestimula la industria europea de la música, y que sólo servirá para poner vergonzosamente de manifiesto quién legisla en la Unión Europea.

Artículo de opinión: La creación tiene derechos en la red

TRINO

Diseño tomado de elPeriodico.com

El decano del Col·legi Professional de l’Audiovisual de Catalunya, Daniel Condeminas, opina hoy en elPeriódico.com acerca de la propiedad intelectual en Internet:

Sometida a un debate en el que ha primado el ruido y el apriorismo, y no la argumentación, la llamada ley Sinde queda a la espera de una última oportunidad en el Senado, después de que las principales formaciones del Congreso protagonizaran hace poco un chapucero vodevil. Si se aprobara, sería el primer intento serio de dar protección a los derechos de propiedad intelectual en internet en el Estado español. Unos derechos que afectan a autores de obras culturales, a los empresarios que hay detrás y, con ellos, al resto de profesionales vinculados. Muchas decenas de miles de catalanes que dependen de los legítimos ingresos que proceden de unos derechos reconocidos internacionalmente, ya que los principales perjudicados por la actual situación no son las major. Un sector productivo que, desde la innovación y el talento que lo acompañan, puede ser protagonista de la recuperación económica y de la creación de muchos nuevos puestos de trabajo… Si le permitimos que lo haga.

Todos sabemos que no hay nada más llamativo que plantear un debate en términos de buenos y malos. La polémica en los medios ha estado protagonizada por los supuestos representantes de todos -porque usuarios de internet somos la mayoría de la población y no elegimos delegados en ningún sitio-y las entidades de gestión de los derechos de propiedad intelectual. Por una pretendida libertad amenazada y por los supuestos represores por la vía del cobro indiscriminado. Como si todos no pagáramos ya para acceder a la red; ¡y aquí más aún que en el resto de Europa!

Leer más

A %d blogueros les gusta esto: