Exposición en la BNE “Asociación Wagneriana de Madrid. Su legado.”

Exposición en la BNE de la Asociación Wagneriana de Madrid. Su legado. 1911-2013. En el año del bicentenario del nacimiento del famoso compositor Richard Wagner (1813-2013), la Biblioteca Nacional de España ofrece una muestra de nueve ejemplares del legado documental de la Asociación Wagneriana de Madrid, depositado en esta Biblioteca en 1915. La selección de la colección original, de unos cien documentos actualmente depositados en el Departamento de Música y Audiovisuales de la BNE (y cuya descripción del fondo del archivo ya puede consultarse en el catálogo) ha sido realizada por José Carlos Gosálvez Lara, quien comisaría esta exposición visitable del 22 de octubre de 2013 al 8 de diciembre de 2013 en la sala Memoria del Saber. Habrá una conferencia inaugural de esta celebración el 24 de octubre, con Paloma Ortiz de Urbina e Isabel Lozano, quienes hablarán de La histórica Asociación Wagneriana de Madrid (1911-1915) y de El legado de la histórica Asociación Wagneriana de Madrid (1911-1915), respectivamente

En torno a este bicentenario, están programadas además dos  actividades: la proyección de la película Los Nibelungos, I Sigfrido (Fritz Lang, 1924), presentado por José María Santo Tomás, el viernes 25 de octubre a las 18:00 h., y el cuentacuentos Niños Wagner: Lohengrin, el caballero del cisne, relato narrado por Luis Berenguer Fuster, el sábado 23 de noviembre de 2013 a las 11:30 h.

La Asociación Wagneriana de Madrid

El espíritu innovador de las óperas de Richard Wagner y su concepción como obra de arte total (Gesamtkunstwerk), produjeron una auténtica revolución cultural y un fenómeno de masas denominado “wagnerismo”, que despertó en toda Europa encendidas pasiones y sobrevivió muchos años al compositor. Tanto los músicos profesionales como el público aficionado, se dividieron entre “wagnerianos” y “antiwagnerianos”, y en muchas ciudades surgieron asociaciones dedicadas a difundir la figura de Wagner a través de representaciones operísticas o de la publicación de libros y revistas.

En los primeros años del siglo XX los aficionados madrileños se reunían en tertulia informal en el famoso restaurante Lhardy, en la Carrera de San Jerónimo, pero en marzo de 1911 decidieron fundar oficialmente la Asociación Wagneriana de Madrid, incitados por la conmoción sentimental producida por el estreno de Tristán e Isolda. La Asociación tuvo local propio en la Plaza de las Cortes, donde reunió una excelente biblioteca al cuidado del músico Manuel Manrique de Lara.

La primera junta de gobierno de la Asociación estuvo presidida por el Duque de Alba y en solo dos años llegó a tener más de 2.000 miembros, entre los que se contaban numerosas personalidades de la música, la aristocracia, el periodismo, el mundo de la política, la cultura y los negocios.

La Asociación desapareció repentinamente en 1915, socavada por la polarización política que originó en la sociedad española la I Guerra Mundial, y que generó el rechazo de muchos intelectuales españoles a toda la cultura venida de Alemania. La biblioteca de la Asociación fue entregada en donación a la Biblioteca Nacional de España y desde entonces está catalogada y se conserva en su Departamento de Música.

A lo largo del año 2005, la actual Asociación Wagneriana de Madrid retoma aquel sentimiento wagneriano. Desde entonces, no solo intenta profundizar en la extensa obra del músico mediante publicaciones, tertulias, festivales etc., sino también a través de la promoción de jóvenes intérpretes.

Más información: Biblioteca Nacional de España

Anuncios

Exposición: Wagner coleccionado por Joaquim Pena, en la Biblioteca de Catalunya

Richard Wagner. Tannhäuser y la Tençó de la Wartburg. Berlin: Adolph Fürstner; Barcelona: Associació Wagneriana, 1908.

Richard Wagner. Tannhäuser y la Tençó de la Wartburg. Berlin: Adolph Fürstner; Barcelona: Associació Wagneriana, 1908.

El personaje fundamental en la difusión de Richard Wagner y su obra a nivel nacional fue el musicógrafo y crítico musical Joaquín Pena i Costa (Barcelona, 1873-1944). Su impulso, entusiasmo y empeño fueron decisivos para dignificar la obra y el pensamiento de gran maestro alemán.

Por ello, se inaugura hoy, 14 de mayo, la exposición Wagner col.leccionat per Joaquim Penacomisariada por Rosa M. Montalt y Francesc Fontbona, con algunos de los documentos que conforman el fondo personal de Joaquim Pena que atesora la Biblioteca de Catalunya. El Bicentenario del nacimiento de Wagner es una ocasión magnífica que justifica el tema de esta muestra documental.

Agrupada en seis bloques (Joaquim Pena, Crítica musical y otros escritos, Asociación Wagneriana, Conferencias, Traducciones y Colección wagneriana), algunos de los documentos pueden verse ya en una visita virtual.

Del 14 de mayo al 29 de junio de 2013, en la Sala de Exposiciones de la Biblioteca de CatalunyaC. Martes a viernes de 11 a 15 y de 17 a 20h; sábados de 10 a 14h.

El paraíso suizo de Richard Wagner

Por Rodrigo Carrizo Couto, Lucerna, para swissinfo.ch

La casa suiza donde se refugió Richard Wagner en 1866.

La casa suiza donde se refugió Richard Wagner en 1866. (richard-wagner-museum.ch)

Tribschen es el nombre de la villa donde el compositor alemán pasó seis años de su vida. Situada cerca de Lucerna, a orillas del Lago de los Cuatro Cantones, la mansión de tres plantas alberga hoy un museo dedicado al gran genio y maestro del drama musical. Actualmente presenta una exposición interactiva sobre la vida de Richard Wagner.

“Esta casa es lo más parecido al paraíso”, afirmaba el propio Wagner de Tribschen.  El genio alemán tomó posesión de esta casona el 15 de abril de 1866 y permaneció en ella hasta fines de 1872.  Fue un intenso y feliz periodo en Suiza durante el cual nacieron sus hijos Eva y Sigfrido y, en 1857, se casó en segundas nupcias con Cosima von Bülow, hija del legendario pianista Franz Liszt.

En esta morada Wagner terminó de componer su ópera Los Maestros Cantores de Núremberg. De esta época datan también las obras Idilio de Sigfrido, La Marcha del Emperador o el Crepúsculo de los Dioses.

Tribschen tuvo como invitados a algunos de los grandes personajes de su tiempo. Visitantes de lujo como el pianista y compositor Franz Liszt, el rey Luis II de Baviera (quien pagaba el alquiler de Wagner) o el filósofo Friedrich Nietzsche, quien le visitó en 23 ocasiones.

“La casa fue testigo de cenas, largas lecturas en la biblioteca y charlas interminables hasta la madrugada”, explica a swissinfo.ch la guía del museo.

Exposición

Llegamos a Tribschen en un día soleado tras un agradable paseo de una media hora bordeando el Lago de los Cuatro Cantones. El museo presenta estos días en la primera planta una exposición interactiva llamada Zu Gast bei Richard Wagner (De visita en la casa de Wagner), en la que a través de filmes, juegos de ordenador, música, manuscritos y fotos históricas el visitante puede adentrarse en la vida cotidiana de uno de los mayores genios de la historia de la música.

Una sala sorprendente es la consagrada a las amantes del compositor. En una vitrina pueden verse fotos y breves biografías de algunas de las mujeres que en algún momento compartieron su vida con el creador de Parsifal.

“Wagner es un hombre que no puede vivir sin mujeres”, comenta la guía a swissinfo.ch. “Todas sus historias de amor y aventuras con mujeres muestran que es un hombre de un ardor indomable, siempre listo a dejar de lado las convenciones sociales para dejarse llevar por los gozos de la vida amorosa”.

La habitación  estrella es sin duda el salón principal, donde se encuentra el gran piano Erard en el que Wagner compuso muchas de sus obras. Igualmente pueden contemplarse los originales de algunas de sus óperas, cartas y un célebre retrato que le representa de perfil.

Y desde las ventanas puede disfrutarse el impagable paisaje del Lago de los Cuatro Cantones bajo el sol primaveral. No es sorprendente que Wagner haya pasado aquí algunos de los mejores momentos de su tormentosa existencia.

Festival de Bayreuth…

Es también en Suiza donde Wagner concibe la obra cumbre de su vida: la creación de un palacio de festivales consagrado exclusivamente a la difusión de su trabajo. En Tribschen nació la idea que en 1872 culminaría con la inauguración del Festpielhaus de Bayreuth (Alemania), que hasta nuestros días es una cita ineludible del verano cultural europeo para los amantes de la música de Wagner.

“En Tribschen organizamos conciertos a partir de primavera y recibimos invitados en el bar cafetería al aire libre”, comenta a swissinfo.ch Katja Fleischer, directora del museo.

“La mansión y todos los terrenos que la rodean son propiedad de la ciudad de Lucerna desde 1931, año en que fueron adquiridos a la familia Am Rhyn. El museo se fundó dos años más tarde con la intención de hacer accesible a todo el mundo el universo de Wagner”.

… Festival de Lucerna

Y una curiosidad para terminar. Tribschen fue el escenario donde en 1938 tuvo lugar el concierto inaugural del Festival de Lucerna, dirigido por Arturo Toscanini, ante 1.200 invitados y retransmitido por radio hasta los Estados Unidos.

Un comienzo prometedor para el que hoy es considerado como el mayor evento de música clásica en Europa. En el mencionado concierto se interpretó la obra Idilio de Sigfrido, que Wagner compuso en Tribschen y estrenó en las escaleras de la casa el día de su boda. Toda una metáfora para un festival que nacía bajo la buena estrella de Wagner.

Rodrigo Carrizo Couto, Lucerna, swissinfo.ch

A %d blogueros les gusta esto: