• Visita número…

    contador para blogger
  • Categorías

  • Este blog habla de…

  • Hasta hoy, hemos compartido…

  • Archivo de posts

    julio 2021
    L M X J V S D
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031  
  • Leen PdM desde…

    Visit http://www.ipligence.com

Doctores de la UMA idean un sistema de lectura óptica de partituras antiguas

Logo UMAFuente: Málagahoy.com

El trabajo de los ingenieros Lorenzo J. Tardón e Isabel Barbancho [de la Universidad de Málaga] sobre más de 300 composiciones del siglo XVI al XIX procedentes del archivo de la Catedral les ha valido el Premio Málaga de Investigación de Cajamar

La conservación del patrimonio musical pasa por saber mimar sus partituras, esas con las que los compositores han hecho historia y que responden al sistema de escritura de una época determinada. La grafía musical ha ido cambiando con el paso de los años poniendo en cuestión la legibilidad de composiciones que tienen hasta más de cinco siglos. Por fortuna, después de tres años de investigación, el trabajo de dos doctores en Ingeniería de Telecomunicación de la UMA ha permitido adaptar su lectura a los nuevos tiempos. Lorenzo J. Tardón e Isabel Barbancho han analizado más de 300 partituras -desde el siglo XVI al XIX- procedentes del archivo de la Catedral de Málaga, hasta aplicarles un sistema de reconocimiento óptico automático. El hallazgo, además de ser pionero, le ha valido el Premio Málaga de Investigación en la modalidad de Ciencias, que patrocina Cajamar. El trabajo responde a una convocatoria del Plan Nacional de Investigación (I+D).

Se trata en definitiva de convertir la imagen de la partitura original, fotografiada previamente, en un formato electrónico musicalmente inteligible por el ordenador. Una vez en pantalla basta con “sacar la anotación automática que entiende el ordenador y conseguir que permita escuchar la música”, recuerda Barbancho. Tanto ella como su compañero de investigación ya han aparcado la fase de transcripción para centrarse ahora en el audio. “Hoy en día las partituras llegan a menos gente, pero con el audio llegas a todo el mundo”, apunta la experta.

Este formato electrónico en el que queda convertida la partitura permite, por un lado, preservar la información contenida en partituras antiguas y, por otro lado, facilitar el trabajo de musicólogos e historiadores, ya que posibilita reescribir la partitura tanto en notación antigua como moderna. Además, al poder escuchar la partitura transcrita, el oyente se hace una idea aproximada de cómo era la música de aquella época.

El trabajo de estos profesores de la UMA constituye no solo un avance sustancial desde el punto de vista de las técnicas de procesado de señal, sino un paseo adelante en el acercamiento del patrimonio histórico artístico al público en general.

“Lo ideal sería que todos estos recursos fueran accesibles a la gente”, detalla Tardón. Es precisamente en ese punto donde los investigadores encuentran mayores carencias . “Falla la transferencia de tecnología”, recuerda Barbancho. A su lado, Tardón asiente y añade: “Llegar al mercado es muy difícil, y desde la universidad más. Porque el trabajo en la universidad está enfocado a la investigación y se suele quedar ahí”, lamenta este ingeniero. “Falta acercarlo de forma más sencilla, porque lo que estamos haciendo es tecnología puntera, cuando la gente lo ve funcionar se sorprende”, afirma Barbancho. Según apunta, la salida más viable es comercializar el sistema a través de una empresa. Y no parece fácil. “Es complicado que una empresa que quiera hacer algo, al menos en España, vaya a buscar la tecnología a la universidad”, sostiene el experto.

Por lo pronto, a los artífices de esta innovación, a caballo entre la tecnología de vanguardia y la conservación del patrimonio artístico, ya les han propuesto dar a conocer el hallazgo en la Biblioteca Nacional. “Allí hay muchos más fondos”, advierte Tardón.

La Universidad de Málaga crea un sistema para catalogar videos por su contenido

Logo UMAVía RecBib:

Un grupo de investigadores del grupo de ‘Arquitecturas y Algoritmos Paralelos’ de la Universidad de Málaga (UMA) han desarrollado herramientas que permiten la manipulación de grandes archivos de vídeo, su visualización general y la búsqueda rápida, basada en contenido, para la localización de secuencias, de forma similar a los archivos de texto.

Según indica Andalucía Innova en una nota, estos investigadores han diseñado un sistema que, automáticamente, genera índices de vídeo, como ocurre con lo archivos de texto. Asimismo, no necesita potentes requerimientos informáticos, ya que podrá instalarse en los ordenadores convencionales. La aplicación, que ya utiliza una empresa del Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), es fruto de un proyecto de excelencia que la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia ha financiado con 82.200 euros.

La investigación ha desarrollado técnicas para el análisis automático de contenidos en la señal de vídeo y se han estudiado arquitecturas avanzadas que permitan una ejecución eficiente de los nuevos algoritmos desarrollados, sin necesidad de recursos computacionales de alto coste.

“Por su excelente relación prestaciones/precio proponemos el uso de dos tipos de arquitectura de computador para la mejora de las aplicaciones de análisis de vídeo como son las que actualmente tienen los ordenadores con varios procesadores o incluso las tarjetas gráficas de éstos”, explica el responsable del proyecto Nicolás Guil.

Hasta el momento, los archivos de vídeo se catalogan sólo con la denominación del archivo y la fecha. Para una clasificación más sofisticada, un documentalista debe separar secuencia a secuencia el material audiovisual antes de clasificarlo, según indica. Así, la herramienta que proponen los investigadores de la Universidad de Málaga detecta de forma automática cada secuencia y asigna un fotograma representativo de cada corte.

Con este proceso, decenas de miles de fotogramas se resumen en sólo centenares y el documentalista accede a una galería digital que opera como un índice de contenidos. “Con los sistemas actuales se invierte demasiado tiempo en la localización de un punto específico en el vídeo, mientras que nuestra propuesta permite la manipulación de grandes archivos de vídeo, haciendo posible una visualización general”, explica el investigador.

Para desarrollar la aplicación, los investigadores primero cortan el vídeo plano a plano y resumen esa información en un solo fotograma, denominado signatura o firma digital. “Así el proceso se automatiza y se extraen la información semántica de las secuencias, para facilitar la labor del documentalista”, asevera Guil.

Noticia original en portaltic.es

 

A %d blogueros les gusta esto: