La universidad de Stanford describe un fondo relacionado con María Callas

Maria CallasEl Stanford Archive of Recorded Sound  ha finalizado la catalogación de parte del Fondo Robert Baxter relativo a la soprano griega de origen estadounidense, María Callas (1923-1977). Durante su vida, Callas fue una entregada intérprete de las obras de Donizetti, Rossini y Bellini en La Scala, la Ópera Metropolitana de Nueva York y otros teatros del mundo. Sus interpretaciones dramáticas de Verdi y Puccini son consideradas por muchos las mejores de todos los tiempos. Además de ser admirada por su arte, también era objeto del interés de la prensa del corazón por su  rivalidad con la soprano Renata Tebaldi y su relación con el magnate griego Aristoteles Onassis.

A pesar de todos los desafíos de su vida privada, Callas sigue siendo una figura indeleble en la historia de la ópera del siglo XX. Los materiales descritos en Stanford, tras haber pertenecido al crítico americano Robert Baxter, sirven como una fuente esencial para el estudio de la trayectoria de Callas. Este fondo incluye grabaciones de audio y vídeo, libros, publicaciones periódicas, recortes de prensa, fotografías, programas de mano, catálogos de subastas, catálogos de exposiciones, correspondencia, notas y otros materiales de investigación.

Según informa la web de las bibliotecas de Stanford,  durante el procesamiento de la colección, se descubrió una carta de 1969 escrita por el empresario de ópera Lawrence Kelly a Maria Callas. Kelly, fundador de la Dallas Civic Opera, contribuyó decisivamente a llevar a Callas a esa ciudad para una interpretar la Medea de Cherubini en 1958. En la carta, Kelly intenta aclarar cualquier malentendido que los dos pudieran haber tenido los años posteriores a esa fecha, con la esperanza de que Callas volviera a realizar otra producción en Dallas.

Se puede consultar más información sobre el Fondo Robert Baxter en el Online Archive of California.

Los rayos X recuperan compases perdidos de la ópera Medea

Parte tachada en Medea, de Luigi Cherubini.

Ocultas durante dos siglos, las notas finales de la ópera Medea, de Luigi Cherubini, ha sido reveladas gracias a la aplicación de rayos X en la partitura, en el SLAC National Accelerator Laboratory de la Universidad de Stanford.

Por lo visto, cuando en su momento los críticos se quejaron de que las tres horas de duración de la ópera eran demasiadas, Cherubini eliminó la parte del aria “Du trouble affreux qui me dévore”. Compás por compás, los rayos X han sacado a la luz el final de  esta partitura (escrita en 1797) que estaba tachada con carboncillo. La técnica de rayos X empleada por la Universidad de Stanford detecta el hierro y el zinc de la tinta y hace que emitan fluorescencia, mientras que los restos orgánicos del carbón se tornan  “transparentes”.

Leer la noticia completa en Mercury News.

A %d blogueros les gusta esto: